Julio 9, 2013

Gilberto ‘Alcatraz’ García busca en Valladolid su consolidación como jugador

"Espero estar a la altura de la mejor liga del mundo y ayudar al Real Valladolid. Además, me viene muy bien para seguir en la selección de Colombia y poder jugar el Mundial del año que viene", reflexionó García en el Estadio José Zorrilla, donde fue presentado por su entrenador, Juan Ignacio Martínez.

Gilberto García (Santa Marta, Colombia, 1987) llega a la máxima categoría del fútbol español (Liga BBVA) para una temporada, cedido a préstamo por su club de procedencia (el Once Caldas de la ciudad de Manizales), mide 180 centímetros, pesa 73 kilos y juega en el lateral derecho de la defensa.

"Ante todo tengo claro que soy un defensa, ordenado y que cubre su zona, pero soy atrevido, me gusta subir al ataque, llegar por sorpresa y también jugar hacia el centro. Me gusta el gol y si tengo ocasión lo intentaré", explicó el jugador respecto a sus cualidades.

Perfeccionista y consciente de que a su edad se encuentra ante una oportunidad que debe aprovechar "al máximo", Gilberto García quiere dejar "muy alto" el nombre de su país y agradecer "a Dios y a la familia" la posibilidad de afrontar un reto con el que soñó desde niño cuando, a los cinco años, prometió comprarle una casa a su madre con el dinero que ganara como profesional, reveló.

En la mañana de este martes pasó las pruebas de esfuerzo y por la tarde se incorporará a los entrenamientos con el dorsal número 19, el mismo que lució Harold Lozano durante su estancia en el Real Valladolid (1996-2002), la persona que aconsejó su fichaje y a Gilberto la firma por el equipo de una ciudad "muy tranquila".

Llega procedente del Once Caldas, aunque fue el Deportivo Pasto "el club que fue mi vitrina y que me llevó a la selección", la ciudad de su esposa y su hijo, cuyos nombres lleva grabados en el cuerpo entre una quincena de tatuajes de sus seres más queridos.

Entre éstos figura su padre, jugador de fútbol colombiano que popularizó el sobrenombre de ‘Alcatraz', en recuerdo de su época de pescador en Pueblo Viejo, donde se lanzaba al agua para pescar, al igual que el ave.

Gilberto García, curiosamente, atesora las mismas cualidades del alcatraz, un pájaro todo terreno que se mueve con pareja soltura en tierra, mar y aire, defiende con ahínco su prole en colonias y tiene la osadía de buscar con sorpresa y velocidad en terrenos poco propicios para su naturaleza como es el mar.

"No tengo miedo al ritmo que se juega en España. Estoy físicamente preparado", aseveró.

Esta "polivalencia" fue elogiada por el entrenador del Real Valladolid, Juan Ignacio Martínez, un jugador "que nos va a venir muy bien al equipo" y que cumple el objetivo del técnico de buscar dos jugadores por puesto, en este caso junto a Rukavina en el lateral derecho de la zaga.

"Es sencillo, humilde y tiene muchas ganas de triunfar. La competencia que traerá va a ser muy bonita, su alternancia en puestos nos vendrá muy bien y además atesora valores muy importantes", agregó.

La llegada de Gilberto García engrosa así la nómina de jugadores colombianos en el Real Valladolid, principalmente en la década de los noventa y muy recordados en esta ciudad como han sido René Higuita, Carlos Valderrama, paisano de ‘Alcatraz', Leonel Álvarez y John Harold Lozano.

Durante sus 85 años de historia, que cumple este verano, el Real Valladolid ha acogido a numerosos jugadores hispanoamericanos, entre ellos de Argentina (Julio César Benítez y Gabriel Heinze), Brasil (Cuca, Rodrigo, Julio César y Diego Costa), Chile (Pato Yáñez), Colombia, Costa Rica (Keven -Valladolid Promesas-), Ecuador (Iván Kaviedes), Honduras (Gilberto Yearwood y Pavón), México (Cuahutemoc Blanco), Uruguay (Aramendi y Endériz) y Venezuela (Dani Hernández).