Julio 25, 2013

Cerca de 60 millones de euros estrecharon la relación entre Real Madrid y Nápoli

Fueron operaciones aisladas una de la otra en el tiempo pero con el denominador común del entendimiento entre ambas partes y el sí de los futbolistas, atraídos por un proyecto abanderado desde el banquillo por el técnico español Rafael Benítez.

Quien se encargara en su día de apostar por jugadores de la Liga española para su proyecto en el Liverpool, decidió reproducir el modelo en el sur de Italia centrándose en el Real Madrid, equipo que puso facilidades viendo que en frente tenía a un buen comprador.

Abrió el fuego José Callejón. El canterano, que tomó camino de ida y vuelta con parada en el Espanyol, había dado buen rendimiento en su retorno al Santiago Bernabéu. Sin embargo, la aparición de posibles refuerzos le hizo plantearse la opción de una salida que se cerró en torno a los diez millones de euros.

Algo más, unos doce millones, le costó al conjunto italiano sacar de la capital de España al central Raúl Albiol. El defensa, internacional absoluto, afrontaba una nueva etapa con Carlo Ancelotti en el banquillo. Aunque no llegó a vestirse de corto a las órdenes del italiano. La necesidad de sumar minutos para aspirar al Mundial del año que viene pesó en su decisión de hacer las maletas.

El último en desembarcar fue el argentino Gonzalo Higuaín. El ‘Pipa' había mostrado su intención de cambiar de aires al comienzo del verano y desde entonces varios equipos habían preguntado por su situación sin llegar a la suma que pedía el Madrid. Finalmente la escuadra napolitana, con dinero fresco tras la venta de Cavani al París Saint-Germain, consiguió alcanzar un acuerdo que ronda los treinta y siete millones de euros.

Con estas ventas el conjunto blanco parece haber encontrado un aliado para su operación salida mientras que el Nápoli refuerza su plantilla con futbolistas experimentados y contrastados para afrontar la próxima participación en la Liga de Campeones y el reto de asaltar la Serie A.