Febrero 3, 2014

El nuevo estadio del Barcelona sería "el mayor proyecto deportivo mundial"

Esta es la conclusión que extrae la directiva del Barça, que este lunes inició las diferentes acciones para informar a los socios que deberán votar si aceptan la reforma que promueve el equipo dirigente que preside Josep Maria Bartomeu. 

"El 'Espai Barça' es un espacio con un nuevo estadio, que será el más grande del mundo (105.000 espectadores), un nuevo Palau (12.000) y un Mini Palau (2.000), una pista de hielo, un nuevo espacio comercial, las oficinas del club, una Masía rehabilitada y 5.000 plazas de aparcamiento. Ninguna ciudad tiene este complejo y menos en el centro", comentó Faus.

Reiteró que el total de la inversión superará los 600 millones de euros y unos 420 irían destinados a la remodelación del nuevo Camp Nou.

"Las obras durarán cuatro veranos y no se pondrá en riesgo que el equipo no pueda jugar en el estadio, lo cual es un reto técnico. Además supondrá una mejora importante para la visibilidad de las localidades de 10.000 espectadores", añadió.

El proyecto no se financiará aumentando los abonos. De hecho, la junta directiva no prevé un aumento de los mismos en su mandato (junio 2016) y advirtió Faus que en ningún caso se pondrá en riesgo el proyecto deportivo.

Hasta que no se apruebe el referéndum, habrá una serie de decisiones que no se podrán poner en marcha, como la convocatoria de un proyecto arquitectónico a nivel mundial.

El nombre comercial del nuevo Camp Nou, que podría suponer un tercio de la financiación del proyecto, se someterá a la asamblea de compromisarios. De hecho, "si un socio no quiere un apellido comercial para el nuevo estadio, tendrá que votar no en el referéndum", insistió.

El directivo del área patrimonial, Jordi Moix, dio una serie de detalles técnicos del proyecto. "Todos los servicios mejoran para los abonados y se le da más valor", comentó Moix, quien explicó las diferentes fases de construcción.

Las obras se realizarían en cuatro veranos y un total de 3,5 años con la idea de minimizar al máximo las molestias a los socios. Si se aprueba, el inicio de las obras sería en mayo de 2017 y la conclusión de las mismas sería en febrero de 2021.

Este año se celebrará la consulta entre los socios, el año que viene se tratarían cuestiones urbanísticas y de financiación, en 2016 se convocaría un concurso internacional de arquitectura y a partir de 2017 se llevaría a cabo la ejecución de las obras.

"El nuevo Camp Nou será sostenible económicamente, si no lo fuera no lo plantearíamos", recalcó Faus, quien explicó que en los últimos años el Barça necesita mantener un flujo de caja de cien millones de euros.

"Además, hemos reducido la deuda a 200 millones. A partir del año que viene no deberemos nada a los bancos. La deuda es con clubes de fútbol por fichajes y en el circulante", insistió.

El vicepresidente del área social, Jordi Cardoner, aseguró que el club no está preocupado por la baja asistencia que se está registrando últimamente en el Camp Nou.

En la comisión creada sobre el referéndum y presidida por Faus, se priorizan tres cuestiones: la elaboración de una pregunta única y clara, la voluntad de que se registre una máxima participación y el compromiso de ofrecer la máxima información posible.

En todo caso, Faus desligó el resultado del referéndum al de la continuidad de la actual junta directiva -tiene mandato hasta 2016, aunque los opositores consideran que tras la dimisión de Sandro Rosell habría que convocar a los socios en las urnas-.

"¿Un referéndum plebiscitario? El Barcelona ha dado muestras de madurez extraordinaria en los últimos tiempos, con el cambio de entrenador, el tema Tito y la dimisión de Sandro Rosell, por ejemplo. El Barça es más fuerte institucionalmente de lo que pensamos", finalizó Faus.