Noviembre 12, 2014

Los horarios de Real Madrid y Barcelona buscan acaparar audiencia asiática

Con el objetivo de ampliar la presencia televisiva de la Liga española en Asia, los encuentros Barcelona-Athletic (3a jornada), Deportivo-Real Madrid (4a), Villarreal-Real Madrid (6a), Barcelona-Eibar (8a), Granada-Real Madrid (10a) y Almería-Barcelona (11a) han abierto el programa sabatino de sus respectivas jornadas.

También las 16.00 fue el horario elegido para el Valencia-Atlético y el Almería-Athletic Club, de las jornadas séptima y novena, respectivamente, y el reservado para el Atlético de Madrid-Málaga de la duodécima, el próximo sábado día 21.

Al comienzo de la temporada 2013-2014 el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, anunció la idea de que clubes como Barcelona, Real Madrid, Atlético y Valencia jugaran a las cuatro de la tarde hora local española al menos una vez al mes, cuando tradicionalmente los partidos más interesantes de cada jornada se programaban para la noche del fin de semana.
Aunque entonces sonó chocante, pese a haber sido habitual mucho tiempo atrás, la hora de las cuatro de la tarde vuelve a ser una franja común para encuentros del máximo interés en España, con papel protagonista hasta ahora para Real Madrid y Barça.

De momento y pese a que desde la propia LFP no se descartó que el clásico se pueda jugar en lunes, el primer Real Madrid-Barça de esta temporada se disputó el sábado 25 de octubre, a las 18.00 horas, y no fue el partido en abierto, que se programa a las 22.00 horas.

Tampoco Real Madrid y Barcelona han probado en lo que va de Liga el horario matinal del domingo, reservado hasta ahora para encuentros como Rayo Vallecano-Elche, Real Sociedad-Almería, Getafe-Málaga, Sevilla-Deportivo, Atlético de Madrid-Espanyol, Málaga-Rayo, Athletic-Sevilla y Valencia-Athletic.

La determinación de nuevas franjas horarias (16.00, 18.00, 20.00 y 22.00) para los sábados desde la temporada pasada es una de las medidas que la LFP ha aplicado para aumentar su seguimiento, con la vista puesta también en la promoción del campeonato en Asia, donde la Liga cuenta con el exfutbolista Fernando Sanz como embajador, papel que desempeña también para Oceanía, Oriente Medio y Norte de África.

El pasado junio el Gobierno español y la LFP hicieron una primera gira de promoción conjunta de la imagen de España en Asia, dentro del programa Desafío Mundial de la Liga (LFP World Challenge) que pretende aunar la imagen del fútbol español con la actividad económica de España en el extranjero, además de fortalecer la imagen de los clubes de la Liga en el mundo.

Aunque la pretensión de la LFP es lograr el equilibrio entre el espectador que acude al campo y el que sigue el partido por televisión, los derechos televisivos suponen el mayor ingreso para gran parte de los clubes españoles por lo que la Liga tampoco deja de buscar formas para luchar contra la piratería.

Tras la reciente firma de un acuerdo para la defensa de los derechos audiovisuales y de propiedad intelectual del fútbol, la LFP denunció que los operadores de televisión dejaron de ganar 500.000 nuevos abonados y 150 millones de euros por la existencia de sitios web que emiten partidos de fútbol de manera ilegal.

El presidente de la LFP reveló que, si no se fortalece la lucha contra la piratería, el contrato de explotación de los derechos de televisión no podrá alcanzar los 1.100 millones de euros ni superar "los 800 millones actuales".

Temas relacionados: