Enero 2, 2015

Claudio Bravo manifestó estar dolido con la Real Sociedad por su salida

"Me dolió un poco el hecho de que no se contemplara la idea de mi continuidad. Se contempló más mi salida", confesó Bravo, por quien el Barça pagó al club guipuzcoano 12 millones de euros.

Bravo regresa ahora a San Sebastián convertido en el meta titular del Barcelona y espera un recibimiento acorde al rendimiento que dio al conjunto vasco durante ocho temporadas.

"Espero que la gente me reciba de buena manera. Siento que hice las cosas bien, que lo di todo cuando estuve allí y tengo mucho aprecio al club", explicó Bravo, quien admite que el del domingo será "un partido muy especial" para él.

En Anoeta, el conjunto azulgrana ha sido incapaz de ganar las cuatro últimas temporadas (tres derrotas y un empate), pero el domingo, con Bravo esta vez de su lado, espera acabar con la mala racha.

El chileno solo ha encajado 7 goles en lo que va de Liga y apunta al Zamora, aunque él recuerda que no está en el Barcelona para ganar trofeos individuales.

"Yo siempre trabajo para el equipo, para dejar la portería a cero y conseguir los tres puntos. Ese es el objetivo. Ahora bien, sería bonito lograr el trofeo Zamora, por lo que comporta", añadió.

Pese a la destitución de Jagoba Arrasate y la llegada de David Moyes, la Real Sociedad no acaba de levantar el vuelo, pero Bravo cree que su exequipo tiene potencial, y tarde o temprano empezará a lograr mejores resultados. "Espero que mejoren pronto, pero no con nosotros", comentó.

Para enfrentarse a los azulgranas, Moyes tiene la duda del delantero Carlos Vela, un jugador capital en el esquema ofensivo del equipo.

"Es un jugador determinante en su sistema de juego y, sin él, la Real baja mucho. Pero Carlos Vela siempre quiere estar presente, sobre todo en partidos determinantes como éste y creo que jugará", comentó el portero azulgrana sobre la posible baja del internacional mexicano.

En cualquier caso, Bravo advirtió que el equipo no tiene "margen a nada", que no puede permitirse "más tropiezos" y que debe ganar en Anoeta y en los partidos siguientes "para meterle presión al Real Madrid".

Ni siquiera quiso utilizar como excusa el hecho de que Luis Enrique apenas haya dispuesto de la plantilla al completo durante dos entrenamientos para preparar el encuentro, tras el parón navideño. "El equipo está acostumbrado a sacar los partidos adelante con pocos días de trabajo", subrayó el chileno.

Por último, reconoció su sorpresa por "una sanción tan rígida y tan dura" como la que le ha impuesto la FIFA al Barcelona y que ha sido ratificada esta semana por el TAS y que impedirá al club catalán fichar durante todo 2015 por las irregularidades cometidas en la contratación de jugadores menores de edad.

En este sentido no quiso pronunciarse sobre la necesidad de renovar al lateral Dani Alves, que finaliza contrato esta temporada: "La verdad es que es un jugador extraordinario con una calidad enorme, pero no me corresponde a mí pedir su renovación", sentenció.