Febrero 2, 2015

Barcelona tendrá dos días de descanso luego de su triunfo ante Villarreal

Después de la victoria contra el Villarreal en el Camp Nou (3-2), Luis Enrique concedió a los suyos un pequeño respiro antes de regresar al campo de entrenamiento el jueves para preparar el choque de Liga en San Mamés el domingo.

Desde el asomo al abismo en el que al Barcelona se le congeló el pulso cuando perdió contra la Real (1-0), resultado que ocasionó una grave crisis deportiva e institucional, Luis Enrique no había podido dar un respiro a los suyos por lo cargado del calendario y la exigencia en la que había entrado el cuadro ‘azulgrana' en la Liga y la Copa del Rey.

El tropiezo en Anoeta fue un golpe que, en el lado bueno para el Barcelona, ayudó a estabilizar al grupo en cuanto a resultados, debido a que desde entonces todos los rivales con los que se ha cruzado el equipo catalán, con el Atlético y el Elche en tres ocasiones ambos, han caído frente al renovado y mejorado Barcelona.

Ocho triunfos que han dado mucha confianza y, sobre todo, estabilidad en el colectivo que parecía que se jugaba la vida en cada partido y que de repetir la experiencia en San Sebastián la entidad hubiese acabado en llamas.

A la espera de que lo acontezca en el partido aplazado del líder Real Madrid contra el Sevilla, que se resolverá esta semana, el Barcelona no ha perdido estela y se mantiene a un punto.

El calendario próximo del Barça le invita al optimismo. En febrero jugará cuatro partidos en los que aspira a hacer un pleno de doce puntos (Athletic, Levante, Málaga y Granada) y con los dos primeros de marzo (Rayo y Eibar) que también invitan a los azulgrana a soñar con seis puntos más, todo ello antes del séptimo encuentro en el que llegará el clásico contra el Madrid en el Camp Nou.

Además de este calendario en el que el Barcelona no deberá medirse a ninguno de los de arriba, a excepción del séptimo partido contra el Madrid, los azulgrana conocerán si son finalistas en la Copa del Rey, ya que en medio estarán insertados los dos encuentros contra el Villarreal, y si ha accedido a cuartos de final de la Liga de Campeones, pues también habrá jugado los dos encuentros contra el Manchester City.

Un calendario apasionante en este siguiente mes y medio en el que el equipo de Luis Enrique, señalado y casi vilipendiado tras la derrota de Anoeta, supo reinventarse y encontrar un camino hacia el triunfo, materializado también sobre la victoria continuada contra un rival al que el año pasado fue incapaz de superar, como es el Atlético de Madrid, al que el equipo catalán venció en tres ocasiones el pasado enero.