Febrero 8, 2015

Valencia ganó 1-2 a Espanyol y le arrebató el cuarto puesto a Sevilla

Valencia se recuperó de la derrota ante el Málaga y tomó revancha de la eliminación en octavos de la Copa. El planteamiento del estratega portugués Nuno fue más prudente esta vez. Los catalanes, por su parte, no brillaron como lo hicieron durante el pasado mes de enero. Eso sí, al final recuperaron la garra y las opciones de empatar.

Ya en primera parte quedó claro que el Espanyol no ofrecía su mejor versión. Los de Sergio González habían perdido la concentración e intensidad habitual para ceder el control del partido al Valencia.

Poco a poco la amenaza de Nuno fue tomando forma. Primero, un saque de puerta acabó en los pies de Paco Alcácer, aunque Álvaro borró el peligro. Poco después, en el minuto 18, un disparo de Rodrigo se estrelló en el poste izquierdo. Eran los mejores momentos del Valencia, muy cómodo sobre el césped.

De todos modos, los visitantes exhibieron su pegada con la mejor ocasión del partido. En el 27, Felipe Caicedo burló a tres contrarios y, pese a levantar al estadio con su acción, falló el uno contra uno ante Diego Alves. El portero estiró la mano derecha y evitó una diana cantada.

La cara del anfitrión mejoró en los minutos finales del primer tiempo, aunque sin éxito. El choque estaba en tablas, con idas y venidas y mucha tensión en las jugadas a balón parado. El Valencia se vio obligado a sacar más pólvora en la reanudación. Alcácer se fue lesionado y entró Negredo en el minuto 51.

Las revoluciones aumentaron en ese tramo del choque por parte de ambos conjuntos. Finalmente, fue el bloque 'ché' el que aprovechó la situación. En el 62, Piatti firmó el 0-1. El argentino rozó con la punta de una bota un centro muy escorado de Gayà, que se adueñó del balón tras varias imprecisiones.

Con el tanto en contra, aumentaron los riesgos y los espacios por parte blanquiazul. No era el mejor día para los catalanes. El Valencia, por su parte, no se conformaba con esta ventaja e intentaba aprovechar el desconcierto y las urgencias de los locales, que cada vez miraban con más preocupación el cronómetro.

A medida que se acercaba el pitido final, el Valencia se asentó en su campo y el Espanyol lanzó todos sus recursos contra Alves. Stuani tuvo el empate tras una triangulación con Lucas Vázquez y Sergio García, pero Gayá, bajo palos, lo evitó. Fue la penúltima acción de este acoso a la que pudieron agarrarse los locales.

Parejo, en el minuto 85, sentenció el choque de falta directa. Pau López se estiró con criterio, aunque con mala fortuna. Su rechazo fue al poste, rebotó de nuevo contra el meta y acabó dentro.

El 0-2 encarrilaba el encuentro a favor del Valencia, sin apenas margen para la reacción del Espanyol.

De todos modos, faltaba el tanto de Sergio García, en el 89. El capitán le robó la posesión a Mustafi y sacó un latigazo que dio alas a los catalanes en los cuatro minutos de tiempo añadido. Hubo nervios y hasta tres amarillas, pero el marcador ya no se movió en Cornellá.

 

Temas relacionados: