Febrero 14, 2015

Iker Casillas fue nuevamente objeto de rechiflas

Las críticas al capitán madridista prácticamente habían desaparecido. La calma se había instalado en la portería del Real Madrid, que parecía haber olvidado aquellos encuentros de principios de temporada en el que fue el foco de algunas críticas.

El tanto de Tiago Mendes que abrió el camino de la goleada del Atlético parece haber sido el detonante de los nuevos silbidos que sufrió este sábado el guardameta madridista. Se esperaban las posibles quejas del Bernabéu hacia todos los jugadores. En el Calderón, no se salvó ninguno.

Incluso otros como Cristiano y todos los que acudieron a su cumpleaños después del 4-0, tenían más posibilidades de tener una lupa encima. La fiesta posterior a la derrota no hizo mucha gracia a algunos hinchas merengues, que, sin embargo, centraron su descontento con Casillas.

No empezaron a silbarle hasta que tocó la primera pelota durante el encuentro. Se salvó en el calentamiento y cuando anunciaron las alineaciones por los parlantes del estadio, en las que Carlo Ancelotti fue el más afectado por unos leves pitidos.

El resto se salvó de la quema. En cada pelota que tocó Casillas, fue pitado. No se salvó en ninguna, por lo menos durante la primera parte. Casi al final del primer acto, el sector del público que permanecía en silencio, decidió involucrarse para apoyar a su capitán.

Entonces, durante quince minutos, se escucharon pitos y aplausos en un combate para ver si ganaba el apoyo o la crítica hacia Iker. Conforme pasaron los minutos y se desarrollaban los segundos 45 minutos, los ánimos se fueron calmando y la situación se fue apaciguando para el capitán, que comenzó la segunda parte con una buena parada que evitó el 1-1 y silenció a sus críticos.

Por su parte, Carlo Ancelotti entendió los silbidos que le dedicaron cuando su nombre sonó por los megáfonos y los que recibió Iker Casillas. "Es normal porque es frustrante perder un derbi 4-0 para la afición y para nosotros. Todos lo hemos comprendido. El apoyo de la afición es importante en este momento. Es fácil felicitar cuando las cosas salen bien, es más complicado apoyar al equipo cuando está complicada".

"Iker ha tenido silbidos al principio pero después lo ha hecho muy bien, un partido óptimo. Después todo ha pasado al aplauso", añadió.

Ancelotti destacó la importancia de la victoria en el partido ante el Deportivo por encima del juego desplegado por sus jugadores.

"El partido no fue fácil, lo hemos jugado en parte bien. Hemos tenido dificultad tras una semana particular, delicada y complicada, hemos salido con una buena victoria para volver y hacer siempre lo que hemos hecho. Solo en parte, el equipo estaba con preocupación pero ha salido todo bien. La afición nos ha ayudado, ha comprendido muy bien el momento que está pasando el equipo y nos está ayudando a salir rápido de esto", dijo.

Defendió el técnico madridista el rendimiento del portugués Cristiano Ronaldo. "La evaluación técnica es positiva. Es verdad que no ha marcado pero fue peligroso. Tuvo un larguero en la primera parte, dio una asistencia y tuvo oportunidades para marcar. No ha fallado pases".

También reconoció que el galés Gareth Bale lo hizo "muy bien" en faceta ofensiva y defensiva. "El trabajo que ha hecho en línea de cuatro para defender es bueno, el mismo que Isco".

Y fue optimista mirando al regreso de Liga de Campeones. "Este momento se debe a una semana que fue particular, a un resultado que ha sorprendido y frustrado. Es normal tener este problema tras el partido ante el Atlético, en este sentido la reacción del equipo fue muy buena. Miramos adelante, empieza la Champions donde estamos a nivel de todos los equipos y en Liga tenemos ventaja".

Por último, valoró los primeros minutos del brasileño Lucas Silva. "No he quitado a Illarramendi por defectos, ha hecho su partido como el resto, luchando, sacrificándose, corriendo y defendiendo. Lo he quitado para dar minutos a Lucas Silva que poco a poco va mejorando su condición. Está listo para ser titular".