Abril 27, 2015

El título de Liga española y una permanencia se citan este martes en el Camp Nou

Después de haber pasado con nota el pequeño repecho que se le presentó a los ‘azulgrana' hace unas semanas, con cinco partidos de nivel, tres en la Liga (Sevilla, Valencia y Espanyol) y los dos de la Liga de Campeones contra el París Saint-Germain, los de Luis Enrique sólo cedieron un empate en el Nervión, sumando triunfos importantes en el resto de partidos.

Ahora al Barcelona se le presenta un calendario a corto plazo menos exigente, ya que sus rivales no están peleando por grandes objetivos en lo alto de la clasificación, pero no menos importantes, ya que se cruzará algún rival, como el Córdoba la próxima semana, que aún sigue con mínimas esperanzas de engancharse a la Liga siendo el farolillo rojo.

Después de una más que notable actuación contra el Espanyol (0-2) y de arrancar un triunfo que le permitió comandar la Liga una semana más, los de Luis Enrique Martínez afrontan un choque ante un rival que no ha ganado nunca en el Camp Nou, pero que justo hace un año un empate a dos tantos, gracias a un gol de Ángel Lafita en el último suspiro, restó expectativas al Barcelona para alzarse con el título.

Esta vez, el Barcelona tiene otra dinámica, especialmente desde que hace casi una vuelta cayera en Donostia, desde donde sólo cedió una derrota y un empate, para ganar casi todo el resto en la Liga.

Con el 0-2 recién obtenido en el campo del Espanyol y con el doble choque contra el Bayern de Múnich, a partir de la próxima semana, el Barcelona deberá hacer equilibrios para mantener un once lo más competitivo posible y que todos los jugadores lleguen a las citas importantes, como la semifinal de la Liga de Campeones.

Con la sanción de Jordi Alba se espera la entrada de Adriano, como también una buena opción para que Marc Bartra recupere la titularidad en el eje defensivo; en el centro del campo se espera que Xavi y Rakitic ocupen un lugar en el once, a la expensas de saber qué atacante descansará para ceder su lugar a Pedro Rodríguez.

Se espera que Luis Enrique dé la lista de convocados y que el central Thomas Vermaelen aparezca en alguna de ellas, para disfrutar algunos minutos si el Barça tiene encarado el encuentro.
El cuadro ‘azulón', con 36 puntos, necesita como mínimo tres para sellar una permanencia virtual que no pudo conseguir la pasada jornada tras perder 0-1 ante el Levante.

Esa derrota inesperada provocó que el duelo en el estadio ‘azulgrana' ya no sea un trámite antes del vital choque que disputará contra el Granada el próximo fin de semana. Ahora, con un colchón de solo cinco puntos sobre el descenso, el Getafe quiere intentar lograr la heroicidad de la pasada temporada, cuando empató 2-2 en la jornada 36 y dejó sin media Liga a su rival.

Pero para conseguir eso, Pablo Franco tendrá que luchar de nuevo contra las múltiples bajas por lesión que tiene en su equipo. Hasta seis jugadores no podrán viajar a Barcelona. A los cuatro ya conocidos de larga duración como Karim Yoda, Ángel Lafita, Juan Valera y Álvaro Vázquez, se unen con molestias físicas de última hora Diego Castro y Pablo Sarabia.

Sin esas dos piezas fundamentales en el centro del campo del Getafe, Franco tendrá que colocar a un canterano junto a varios titulares. Es posible que Emiliano Buendia o Alex Felip tengan una opción de entrar en el once.

Por lo menos, en la defensa el entrenador madrileño no tendrá los mismos problemas que frente al Levante para confeccionar una línea con cuatro jugadores que habitualmente cuentan con minutos. El regreso de los sancionados Alexis Ruano y Emiliano Velázquez da muchas opciones a Franco para la zaga.

Los dos pueden salir desde el inicio para devolver a Carlos Vigaray al lateral derecho. Sergio Escudero ocupará el izquierdo y ellos serán los encargados de frenar las acometidas del ataque ‘azulgrana'.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Temas relacionados: