Diciembre 9, 2016

El nuevo estadio del Atlético de Madrid se llamará Wanda Metropolitano

"Nuestro nuevo estadio se va a llamar Wanda Metropolitano", dijo el directivo a la prensa, en una comparecencia en la que no se aceptaron preguntas.

El acuerdo se firmó "esta misma mañana en Pekín", añadió Cerezo, que no precisó el monto ni la duración del contrato.

El Atlético de Madrid tiene previsto abandonar a final de temporada el Vicente Calderón, en el que lleva jugando 50 años, para instalarse el año próximo en el nuevo estadio, conocido hasta ahora como La Peineta y situado en el este de la capital española. Cuenta con 70.000 plazas.

El nombre desvelado este viernes entronca no obstante con el pasado del club, ya que antes de instalarse en el Calderón, situado a orillas del río Manzanares, en el sur de Madrid, el equipo jugó en el estadio Metropolitano, entre 1923 y 1966.

Wanda, propiedad del magnate Wang Jianlin, compró en abril de 2015 por casi 45 millones de euros el 20% de las acciones del Atlético, finalista en dos ocasiones de la Liga de Campeones en los últimos años (2014 y 2016).

Según Cerezo, el acuerdo es una forma de estrechar "la vinculación" con el conglomerado, que en marzo se convirtió en patrocinador de la FIFA.

Wang Jianlin, un magnate especializado en el sector inmobiliario al que la revista Forbes atribuye una fortuna de 32.100 millones de dólares, intervino por videoconferencia. Y afirmó que el acuerdo "fortalece más la relación entre Wanda Group y el Atlético de Madrid".

El magnate, considerado el hombre más rico de China, dijo que el Wanda Metropolitano "será uno de los estadios europeos de primer nivel", y dijo esperar que "algún día incluso se pueda llegar a celebrar una final de la Champions League" en dicho estadio.

Como parte del trato del año pasado, por el que Wanda entró en el capital del club "colchonero", el equipo madrileño acordó crear una escuela de fútbol en España para jóvenes jugadores chinos, y viajar a China para disputar una serie de partidos amistosos.

Wang Jianlin dijo estar "muy contento" con los jugadores de esa escuela, porque "están creciendo y mejorando rápidamente" y "hay 8 o 9 que tienen la capacidad potencial de jugar en las ligas europeas".

Con el patrocinio de la FIFA, China espera además organizar algún día un Mundial de fútbol, después de que Pekín albergara los Juegos Olímpicos de 2008.