Septiembre 24, 2013

Fatih Terim fue despedido como técnico del Galasaray

"Hemos separado nuestro camino del de Fatih Terim", declaró a la prensa el portavoz del club, Sukru Ergun, tras una reunión de la junta directiva de la entidad. 

La señal de una posible fractura ya la apuntó horas antes el presidente del Galatasaray, Unal Aysal, quien dijo que se tomaría una decisión sobre Terim en 24 ó 48 horas.

La resolución de Terim de dirigir al mismo tiempo a la selección turca en los partidos decisivos de la fase de clasificación mundialista y al Galatasaray generó grandes tensiones con el presidente del club.

Los últimos resultados, especialmente la dolorosa derrota en casa ante el Real Madrid, no ayudaron a que esas tensiones se diluyeran.

Esta es la primera vez que el Galatasaray despide a un entrenador empezada la temporada, y resulta aún más sorprendente que el destituido sea Terim, el técnico más popular del fútbol turco y conocido por el apodo de "emperador".

El fuerte carácter de Terim siempre ha gustado a los seguidores de los "leones", que idolatran a quien ha definido al Galatasaray como el club de su vida y lo ha entrenado en tres etapas diferentes.

Quizá por eso Aysal aseguró a los aficionados que sustituirá al veterano técnico turco con uno de los mejores entrenadores posibles.

"Si es necesario, contrataremos a los mejores profesionales turcos o del extranjero", declaró.

Según el diario Hürriyet, el técnico alemán Jupp Heynckes se encuentra en Estambul para negociar una posible contratación.

Además del alemán, que ganó la pasada temporada la Liga de Campeones, la Bundesliga y la Copa de Alemania con el Bayern de Múnich, el otro técnico que cita la prensa turca como posible sustituto es el italiano Roberto Mancini.

La contratación, según todos los medios, quiere cerrarse lo antes posible porque la semana que viene el Galatasaray juega contra el Juventus en la Liga de Campeones.

Terim hizo al Galatasaray campeón de la liga turca la pasada temporada y el fin de semana pasado derrotó (1-2) al actual líder, el Besiktas, antes de que el partido fuera suspendido en el tiempo añadido porque el campo fue invadido por hinchas.