Diciembre 31, 2013

El equipo de Giovanni Moreno está en graves dificultades económicas

El Shenhua lleva años arrastrando problemas de financiación por tensiones internas entre sus accionistas, y ante su desesperada falta de liquidez, se le ha puesto sobre la mesa un rescate de 30 millones de yuanes (3,5 millones de euros, 4,9 millones de dólares) por parte de una empresa de la provincia meridional de Yunnan. 

A cambio, la firma exige que el Shenhua (‘Flor de Shanghái', en mandarín) se mude a la capital yunnanesa, Kunming, durante los próximos tres años.

El equipo chino, que por los mismos problemas perdió la temporada pasada a jugadores internacionales como Drogba y Anelka, es también conocido porque allí jugó hasta hace poco el defensa argentino Rolando Schiavi y lo hace aún su compatriota Patricio Toranzo, a las órdenes del ex seleccionador albiceleste Sergio Batista.

La Oficina de los Deportes de Shanghái, que depende del Gobierno local, ha expresado su deseo de que la entidad pueda resolver sus dificultades sin dejar de ser el equipo emblemático de la ciudad china, y ha denegado su primera solicitud de cambio de residencia por no haber hecho todos los trámites burocráticos necesarios.

"La Oficina de Deportes espera que el Shenhua pueda quedarse en Shanghái, lo que también es el deseo de la afición local, que ha estado siguiendo fielmente al equipo desde su fundación en 1994", dijo al diario oficial ‘Shanghai Daily' Li Yuyi, director del organismo gubernamental.

"Hasta donde sé, el equipo no quiere cambiar de sede, pero se ha visto presionado por las dificultades financieras", aclaró, por lo que dijo que sus accionistas "deberían trabajar juntos para resolver sus problemas financieros".

El Shenhua, hermanado con el Atlético de Madrid desde 2009, cuenta en la actualidad con seis inversores, cinco de ellos estatales.

Su mayor accionista, en todo caso, es privado, el magnate de los videojuegos en línea Zhu Jun, presidente del portal The9.com, el hombre que atrajo al Shenhua a jugadores mundialmente conocidos como Anelka y Drogba, hasta que los acabó perdiendo por problemas derivados de las mismas disputas económicas internas.

Zhu controla el 28,5 por ciento de las acciones, y reclama a los demás socios un importante traspaso de sus títulos en el club, ya que reclama que ha estado inyectando dinero en solitario al equipo desde hace seis temporadas, ante la pasividad y el incumplimiento de promesas de los participantes estatales.

En 2007 Zhu había acordado con ellos que, a cambio de invertir 150 millones de yuanes en el Shenhua (18 millones de euros, 23 millones de dólares), los demás le cederían parte de sus acciones hasta dar a Zhu una participación del 70 por ciento.

Como esto nunca ocurrió, Zhu cortó la financiación en 2012 y desde entonces el equipo está económicamente ahogado.

Zhu compró el equipo en 2006 y lo fusionó con su rival local, el Shanghai United, que ya presidía él mismo, de manera que en la práctica el Shenhua absorbió a la plantilla del United, para ganar la Superliga china en 1995 y 2003 (aunque en este último caso lo hizo sobornando a jugadores de otro equipo en la última jornada).

En cualquier caso, según Li, el Shenhua no podrá abandonar Shanghái sin que sus seis accionistas aprueben unánimemente el cambio de sede y demuestren que la entidad ha liquidado todas sus deudas en territorio shanghainés.

En los próximos días el Shenhua viajará a España para disputar el XXIX Torneo Internacional de Maspalomas en San Fernando (Gran Canaria, España), junto al PSV Eindhoven holandés, el FC Augsburg alemán y el PFC Lokomotiv Plovdiv búlgaro.