Mayo 15, 2014

Sebastián Hernández, campeón de la Copa en Bulgaria con Ludogorets

El encuentro, que se jugó esta tarde en la ciudad costera del Mar Negro de Burgás ante unos 15.000 espectadores, fue interrumpido en dos ocasiones, la primera por 18 minutos, y la segunda, por 4 minutos, debido a que los hinchas del Botev lanzaron objetos, botellas y petardos al terreno de juego.

En la segunda mitad del partido, cuando el delantero Roman Bezjak marcó el gol del triunfo en el minuto 58, los artefactos pirotécnicos provocaron un incendio de las pancartas de publicad alrededor del césped, lo que provocó la intervención de los bomberos y la primera interrupción del juego.

El árbitro suspendió el partido durante los cinco minutos extra después de los habituales 90 minutos, cuando cayeron de nuevo objetos sobre el terreno de juego.

El partido, que se saldó con ocho tarjetas amarillas y una roja, mostrada al brasileño Vander Sacramento Vieira, del Botev, terminó sin que se produjeran arrestos.

Ludogorets es un recién llegado a la elite del fútbol, a la que accedió tras ganar por primera vez la Liga de su país en la campaña 2011-2012, título que repitió en el pasado campeonato 2012-2013.

Ese equipo de la pequeña ciudad de Razgrad se convertirá en campeón el próximo 18 de mayo, cuando se acabe el campeonato al liderar la liga búlgara con 81 puntos, seguido por Litex con 72 puntos.

Temas relacionados: