Noviembre 4, 2014

Igor Gamula, técnico del Rostov ruso, pidió disculpas por comentarios racistas

Igor Gamula aseguró el pasado viernes que el club tenía ya "suficientes jugadores de piel oscura".

"Tenemos como a seis de estas cosas", comentó Gamula después del partido del viernes, cuando se le preguntó sobre los rumores de que el Rostov contrataría al zaguero camerunés Benoit Angbwa.

Paul Mitchell, agente de futbolistas, dijo que cinco miembros africanos del equipo amenazaron con negarse a entrenar el lunes. Mitchell es representante del sudafricano Siyanda Xulu, zaguero del Rostov.

"No están dispuestos a entrenar con el técnico actual", dijo Mitchell a The Associated Press.

Sin embargo, Gamula declaró a la agencia rusa Tass que se disculpó el lunes con el equipo y que todos los jugadores habían realizado la práctica.

"Nunca he dividido a los jugadores entre buenos y malos, extranjeros o rusos", aseguró Gamula, quien se dijo "conmocionado" por la reacción que provocaron sus declaraciones. "Yo estaba muy preocupado y no dormí durante dos días. No quise insultar o molestar a nadie".

No fue posible obtener comentarios de la Unión Rusa de Fútbol sobre el caso.

Rostov será una de las ciudades sede del Mundial de 2018, y Mitchell dijo que los comentarios de Gamula podrían proyectar una imagen negativa sobre esta urbe meridional.

"Si Rostov conserva a alguien en ese puesto y con antecedentes de esos comentarios, pienso que ello sería muy nocivo para la ciudad, de cara a la Copa del Mundo de 2018", advirtió Mitchell. "No creemos que él deba permanecer en su puesto".

Rostov ganó la Copa Rusa la temporada anterior pero ha pasado penurias en esta campaña. Languidece en el 14to sitio de la liga y quedó eliminado de la Liga Europa en la última fase de clasificación.

El plantel del Rostov cuenta con cinco jugadores africanos, de Sudáfrica, Angola, Malí, Gabón y Costa de Marfil. El club es propiedad del gobierno municipal.

Históricamente, la ciudad de Rostov tiene una de las mayores poblaciones africanas, incluidos muchos estudiantes que reciben becas para las universidades locales.

El racismo no es algo inusitado en los partidos del fútbol ruso. El año pasado, Yaya Touré, volante marfileño del Manchester City, dijo que los jugadores de raza negra boicotearían el Mundial si no se reducía el racismo en los encuentros.

Touré habló después de que hinchas del CSKA de Moscú le dirigieron insultos racistas durante un partido de la Liga de Campeones de Europa.

Temas relacionados: