Febrero 22, 2015

Panathinaikos ganó el derbi ateniense 2-1 sobre el Olympiacos

Tres puntos separan ahora al Olympiacos, primero en la tabla, del Panathinaikos, que sumó su octava victoria en los nueve últimos partidos de la competición para recuperar su condición de aspirante.

El equipo de Yannis Anastasiou aprovechó el encendido ambiente y la presión de la grada del Estadio Olímpico de Atenas Spyros Louis para hacerse fuerte en el partido.

El choque estuvo precedido por los incidentes protagonizados por los radicales del Panathinaikos, ubicados en el fondo sur del recinto, que intimidaron a los jugadores del Olympiacos durante el calentamiento previo al partido.

El choque tuvo que comenzar con retraso debido a estos incidentes, que propiciaron la intervención de la policía y enfrentamientos entre ambos bandos. Los ultras del Panathinaikos lanzaron bengalas y otros objetos sobre el césped y respondieron a la reacción de las fuerzas de seguridad.

Después, el conjunto local hizo más por obtener los tres puntos. El Olympiacos que ahora dirige el portugués Vítor Pereira, sustituto del español Michel González, no asimiló la situación y fue incapaz de ampliar la racha que le ha llevado al liderato. El cuadro rojiblanco afrontó el partido con once victorias en los doce últimos partidos.

Todo se resolvió en la segunda parte. Un autogol de Arthur Masuaku en el minuto 49 encarriló la victoria del Panathinaikos que selló, en el 78, el croata Mladen Petric, que aprovechó un mal despeje de la zaga rojiblanca. En el tiempo añadido, el argentino Alejandro Chori Domínguez anotó el único gol visitante.

El triunfo deja al Panathinaikos a tres puntos del Olympiacos, líder de la clasificación.

Temas relacionados: