Marzo 5, 2015

La MLS comienza con el objetivo de Angeles Galaxy de retener el título

El español David Villa y los ingleses Frank Lampard y Steven Gerrard serán las grandes estrellas de la vigésima temporada de la MLS (Major League Soccer), que se amplía con dos nuevos equipos hasta 20. Entre tanto, el brasileño Kaká batirá récord al cobrar 7,2 millones de dólares anuales. 

Todo, sin embargo, pudo haber quedado en el limbo. A última hora de este miércoles se evitó una huelga cuando liga y jugadores firmaron un nuevo acuerdo laboral por cinco años que permitirá ser agentes libres a algunos futbolistas y que elevará a 60.000 dólares anuales el salario mínimo.

Según el sindicato, la temporada pasada un 52 % de los jugadores cobró menos de 100.000 dólares al año y la mitad de ellos, menos de 50.000.

Ellos son los compañeros de los grandes astros europeos que, pasado el cénit de sus carreras, cruzan el Atlántico y de los mejores jugadores estadounidenses, banderas del "soccer" como Clint Dempsey y Michael Bradley.

"Entramos en nuestra vigésima temporada en un gran momento con nuestros nuevos socios televisivos, con estrellas de Estados Unidos, Canadá y del extranjero y con nuevos equipos en Nueva York y Orlando, que debutará este próximo domingo frente a más de 60.000 aficionados", celebró el acuerdo el comisionado de la MLS, Don Garber, que mañana estará en el partido inaugural entre Los Angeles Galaxy, el actual campeón, y Chicago Fire.

"He tenido muchos días especiales en mi carrera y el domingo será otro", dijo Kaká, de 32 años y principal causante de la fiebre que se vive en Orlando.

El Orlando City, propiedad de un empresario brasileño, pagará al ex astro del Milan y Balón de Oro 7,2 millones de dólares, lo que le convertirá en el mejor pagado de la historia de la MLS.

Pero Kaká no será la única estrella. El Galaxy ha perdido a Landon Donovan, retirado, y su nuevo jugador franquicia será el inglés Gerrard, quien llegará en julio, una vez que concluya la temporada con el Liverpool en Europa.

Lo mismo hará su compatriota Lampard, quien reforzará a mitad de temporada al New York City, el nuevo equipo propiedad del Manchester City y del equipo de béisbol New York Yankees.

La MLS cumple su vigésima temporada estrenando nuevo logotipo pero con los problemas propios del crecimiento. El Mundial disparó la atención por el "soccer", pero los equipos no despiertan el entusiasmo del equipo nacional de las barras y estrellas.

La popularidad crece, las estrellas europeas de renombre siguen llegando, aunque sea en el ocaso de sus carreras, hay un nuevo acuerdo televisivo, pero los números aún no cuadran. Los equipos de la liga perdieron en conjunto la pasada campaña 100 millones de dólares.

Para seguir avanzando, convertirse en una liga de referencia y ganarse al público más joven que los fines de semana juega al "soccer" en los parques de todo Estados Unidos, el comisionado Garber está dispuesto a que la MLS sea la "cobaya" del fútbol mundial: desea introducir la repetición de jugadas polémicas, la tecnología de línea de gol y sueña con que los jugadores porten cámaras.

"Si yo fuera el rey, (los futbolistas) llevarían cámaras 'GoPro' y haría todo lo posible para enganchar a los aficionados jóvenes de la forma en la que ellos están acostumbrados", dijo la pasada semana el comisionado, que una vez superado el fantasma de la huelga ya puede empezar a pensar en Kaká, en Gerrard y en el futuro.

Temas relacionados: