Septiembre 7, 2015

Federación israelí posiblemente suspenderá partidos por creencias

La decisión la tomarán ambos organismos en una reunión que sigue a varias semanas de espera a que el ministro firme el documento y después de que una jueza advirtiera el mes pasado de que los jugadores profesionales, así como todo el personal involucrado en ligas inferiores, violan la ley al disputar los partidos en sábado.

En base a la ley religiosa judía, la legislación israelí prescribe el descanso absoluto durante esta jornada, aunque son posibles las exenciones si el ministro firma la orden, generalmente aplicada a los establecimientos de esparcimiento y culturales, así como a ciertos transportes o a los servicios de emergencia.

El problema radica en que el actual titular de Economía, Arye Deri, miembro de un partido ultraortodoxo, se muestra reacio a firmar con su nombre una orden que atenta contra sus creencias religiosas.

Fuentes de la AIF dijeron al diario "Yediot Aharonot" que en el Ministerio se baraja la posibilidad de que la orden la firme un funcionario apoderado por el ministro, de forma que no quede constancia de que la decisión es de él, lo que podría ocasionarle la pérdida de votos en futuras elecciones.

El trabajar durante la jornada sabática es una de las infracciones más graves del código religioso judío y en tiempos bíblicos estaba penado con la muerte.

Las fuentes agregaron que si no se alcanza una solución legal, la AIF y la Dirección de la Liga suspenderán todas las actividades deportivas de forma indefinida, porque tras la advertencia judicial "no pueden seguir violando la ley".

Ello supondría un parón para 30.000 jugadores entre las ligas profesionales y las juveniles, más allá de los trabajadores en torno a esta actividad.

Entretanto, la administración de apuestas Toto, que patrocina la liga profesional, ya ha retirado de sus quinielas los partidos israelíes y para el próximo fin de semana ha incluido en sus formularios encuentros de ligas extranjeras.

La suspensión de partidos puede costar a los equipos israelíes una multa de hasta un millón de shékels (unos 256.000 dólares o 232.000 euros) en concepto de daños al patrocinador.

 

 

Temas relacionados: