Febrero 19, 2012

Raúl celebró su gol 400 en la aplastante victoria del Schalke

 "No sabía que era mi gol número 400, pero estoy muy contento. No es fácil llegar a esa cifra", dijo Raúl después del partido en declaraciones a la plataforma digital Sky.

El exdelantero del Real Madrid señaló, además, que, tras haber tenido algunas molestias en las últimas semanas, está otra vez en plena forma, lo que mostró este domingo participando constantemente en el juego de su equipo.

aúl abrió el marcador en el minuto 10 en una jugada que se originó en un saque de esquina lanzado desde la banda derecha que fue prolongado de cabeza por Joel Matip para que el delantero español definiera sin problemas cerca del segundo poste.

En el 15, el holandés Jan-Klaas Huntelaar marcó el segundo, al quedarse solo ante el meta Diego Benaglio tras un centro de Christian Fuchs y definir sin problemas.

Si el Wolfsburgo no se fue al descanso ya con una goleada a cuestas fue ante todo gracias a Benaglio que ganó dos duelos decisivos ante Huntelaar cuando el marcador ya estaba 2-0.

En el 36 -tras una mano en el área del brasileño Felipe- Benaglio paró un penalti lanzado por Huntelaar. Y luego, ya en las postrimerías del primer tiempo, le ganó el mano a mano al holandés que había quedado otra vez sólo ante él tras una jugada de contragolpe en la que habían participado Raúl y Julian Draxler.

Al comienzo de la segunda parte, sin embargo, Benaglio no pudo evitar el tercer gol. Lo marcó Matip, de tacón, en una jugada originada en un saque de esquina.

El Schalke siguió teniendo, sobre todo en jugadas de contragolpe, las aproximaciones más peligrosas al área y todo indicaba que el club de Gelsenkirchen estaba más cerca del cuarto que el Wolfsburgo del descuento.

El cuarto llegó en el minuto 72, con un remate de cabeza de Huntelaar que aprovechó un centro desde la izquierda de Fuchs.
En la segunda parte, Timo Hildebrand sustituyó en la portería del Schalke a Lars Unerstall que sufrió una lesión en el hombro durante el primer tiempo. Hildebrand solo tuvo que exigirse una vez al parar un disparo a quemarropa de Sebastian Polter en el minuto 85.
En el otro partido, la diferencia la marcó la eficacia del Hannover en las situaciones con balón parado, que dieron origen a tres de los cuatro goles.

El primero lo marcó de cabeza el defensa Karim Haggui tras un saque de esquina desde la banda derecha lanzado por Chistian Pander en el minuto 25.

Siete minutos después otro saque de esquina de Pander encontró la cabeza del senegalés Mame Diouf que envió la pelota al fondo de la red.

El propio Pander hizo el tercero, en el minuto 46 tras un rebote -generado también en un saque de esquina- que le dejó la pelota en los pies dentro del área para que definiera con un fuerte disparo de zurda.

El cuarto lo marcó en el 73 Stindl, con un remate de zurda dentro del área en medio de un desastre defensivo del Stuttgart que tuvo cuatro ocasiones para alejar la pelota de la zona de peligro sin conseguirlo.

El Stuttgart parecía liquidado pero entonces tuvo un increíble regreso con dos goles marcados en cuatro minutos que alcanzaron para que algunos soñaran con la remontada. Primero, Martin Harnik marcó en el 75 a pase del bosnio Vedad Ibisevic.

Y en el 79 el japonés Okasaki marcó el mejor gol de la tarde con un remate de chilena espectacular.

El 4-2 animó bastante el partido. El golazo de Okasaki le dio una inyección moral al Stuttgart que estuvo muy cerca del tercero con un remate desde cinco metros de Ibisevic que obligó a Ron Robert Zieler a lucirse con una gran parada.

Temas relacionados: