Diciembre 8, 2012

Wolfgang Stark se disculpó por su error en el juego del Dortmund ante Wolfsburgo

Cuando el Dortmund ganaba 1-0, Stark sancionó un penal y expulsó al defensa Marcel Schmelzer luego de que este sacó un balón de la línea de gol con la rodilla.

"En ese momento creí ver con claridad que el jugador había parado el balón con la mano. La repetición en televisión muestra que no fue así. Me equivoqué y naturalmente lo lamento", dijo Stark en declaraciones.

La pena máxima significó el empate parcial del Wolfsburgo y dejó, además, al Dortmund con diez hombres por lo que el entrenador de este equipo, Jürgen Klopp, consideró que esa jugada había sido decisiva en el partido.

"La jugada fue decisiva, jugando once contra once hubiera habido otro ganador", comentó Klopp, en declaraciones a la emisora WDR 2.

Klopp además había pedido a Stark que reconociera su error públicamente, con la esperanza de que eso lleve a que Schmelzer no sea suspendido.

El entrenador dijo también que su jugador merecía "el Premio Nobel de la Paz" por la forma como reaccionó a la expulsión.

Stark había sido blanco de críticas también de parte de personas cercanas al fútbol como el ex-internacional Lothar Matthäus o el exárbitro Markus Merk.

Matthäus pidió "una pausa" para Stark por su estado de forma mientras que Merk comentó la jugada diciendo que era claro que no había habido penalti, ni razón alguna para una tarjeta roja y que además inmediatamente había habido un fuera de juego que "un árbitro debe estar en condiciones de detectar".

No obstante, después de que Stark reconociera su error Merk elogió esa actitud, "Wolfgang, me quito el sombrero", dijo Merk.