Abril 14, 2014

El Dortmund busca la final de la Copa ante un emergente Wolfsburgo

Sin embargo, el entrenador del Dortmund, Jürgen Klopp, retavilizó el papel de favorito que muchos le dan a su equipo en la semifinal.

"El Wolfsburgo también logró una gran victoria (le ganó 4-1 al Núremberg) y además creo que tiene diez partidos menos que nosotros en esta temporada", advirtió Klopp.

El pase a la final para el Dortmund sería un éxito importante en una temporada que ha estado marcada por la mala suerte en lo que a lesiones se refiere y que, en muchos aspectos, puede ser vista como una temporada sin transición.

Es la primera temporada sin Mario Götze, que ahora defiende los colores del Bayern, y la última con Robert Lewandowski, que se incorporará en verano al club bávaro.

Klopp gastó buena parte de sus energías integrando al equipo a los nuevos fichajes de algunos de los cuales, ante todo Henrihk Mhkitaryan y Pierre Emerick Aubameyang, se espera que den un mejor rendimiento la próxima temporada.

La temporada, pese a todos los problemas, empezó con un triunfo en la supercopa alemana contra el Bayern, por 4-2, y en el último partido los bávaros, aunque ya con la Bundesliga sentenciada a su favor, volvieron a ser víctima de los de Klopp.

Ahora, claro está, quieren volverlos a ver en la final -la otra semifinal la juega el miércoles el Bayen contra el Kaiserslautern- y en la medida de lo posible cerrar la temporada con un título.

"Sería una linda despedida", dijo al respecto Lewandowski, uno de los jugadores que ha marcado el ciclo reciente del Dortmund, que ha tenido como cosecha dos títulos de la Bundesliga y uno de la Copa de Alemania, además de haber sido finalista en la temporada pasada de la Liga de Campeones.

El Wolfsburgo, por su parte, es un equipo que quiere comenzar un ciclo. El hecho curioso de que se trata del último equipo distinto al Bayern y el Dortmund en haber ganado la Bundesliga -la ganó en 2009- es algo de lo que ya muchos no se acuerdan.

Después de la conquista de la ensaladera, el Wolfsburgo sufrió lo que muchos llaman el síndrome del campeón y ha tenido durante años dificultades con el listón que el propio rendimiento del equipo puso muy alto.

Este año la meta es meterse en la Liga de Campeones. Los nombres que hay en el equipo hacen de eso prácticamente una exigencia. La nueva figura es el belga Kevin de Bruyne. Alrededor suyo hay jugadores interesantes como los croatas Ivica Oliv e Ivan Perisic, o los brasileños Luiz Gustavo y Naldo.

Las posibilidades de fichar del equipo, dirigido por Dieter Hacking, depende en buena parte del ánimo del momento en la cúpula de Volkswagen. En todo caso, en el 2009, cuando el Wolfsburgo fue campeón, no se trataba de un equipo de alto presupuesto.

Temas relacionados: