Octubre 30, 2014

Adrián Ramos y el Borussia Dortmund tratarán sorprender al Bayern Munich

Una nueva edición del clásico alemán de los últimos años entre el Bayern, actual líder, y el Borussia Dortmund y un duelo de perseguidores, entre el Borussia Mönchengladbach y el Hoffenheim, son los partidos que concentran la atención en la décima jornada del torneo alemán.

La situación del Dortmund hace que su duelo del sábado contra el Bayern tenga una dimensión distinta a la de años anteriores. En los últimos cuatro años, el Bayern ha ganado dos veces la Bundesliga, lo mismo que el Dortmund.

Los dos equipos han disputado entre ellos, además, dos finales de la Copa de Alemania, con una victoria para cada lado, y hasta una final de la Liga de Campeones, que se saldó con victoria del Bayern en Wembley.

Sin embargo, la situación actual del Dortmund en la Bundesliga, con cuatro derrotas consecutivas y muy cerca de la zona del descenso, hace que el equipo de Jürgen Klopp esté muy lejos de esas alturas a las que había acostumbrado a su afición.

Queda, eso sí, el consuelo de lo que viene haciendo en la Liga de Campeones, donde cuenta sus partidos por victorias estableciendo un contraste para muchos inexplicable con el drama que vive en el torneo doméstico.

De cara al duelo, la esperanza para el Dortmund es que, al contrario que otros equipos que le han complicado la vida encerrándose atrás, el Bayern sin duda saldrá a por el partido, lo que le puede permitir a los de Klopp recurrir a sus viejas virtudes de presionar en todo el campo y buscar contragolpes rápidos.

El Bayern de momento tiene cuatro puntos de ventaja sobre el segundo, el Gladbach, que está empatado en puntos con el Wolfsburgo.

Esa constelación hace el duelo del Gladbach contra el Hoffenheim uno de los partidos claves de la jornada.

El Gladbach viene de empatar a cero goles con el Bayern, en un partido en el que en la parte final estuvo cerca de la victoria con una serie de contragolpes que no concretó gracias a buenas intervenciones del meta bávaro Manuel Neuer.

La gran baza del Gladbach es su sólida defensa, además de la forma en que su entrenador, Lucien Favre, suele preparar al equipo a la luz de las características del contrario.

Viernes:

Schalke-Augsburgo.
Sábado:

Maguncia 05-Werder Bremen, Hannover 96-Eintracht, Stuttgart-Wolfsburgo, Hamburgo-Bayer Leverkusen, Bayern-Borussia Dortmund
Domingo:

Borussia Mönchengladbach-Hoffenheim, Colonia-Friburgo y Paderborn-Hertha.