Febrero 14, 2015

Schalke 04 cayó en Alemania en vísperas del duelo ante el Real Madrid por Champions

El Schalke empezó jugando con el planteamiento que se ha vuelto habitual desde que Roberto Di Matteo mueve los hilos desde el banquillo. Atrás, una línea de fondo de cinco hombres y por delante de ella tres centrocampistas que asumen el trabajo de cerrarle al contrario la posibilidad de armar el juego por centro.

Los dos laterales, cuando el Schalke recupera la pelota, asumen un papel ofensivo y este sábado fueron los que primero llevaron peligro a la portería contraria.

El lateral derecho, Atsuto Uchida, le causó problemas en los primeros minutos a la defensa del Eintracht.

La ocasión más clara, sin embargo, la tuvo el lateral izquierdo, Christian Fuchs, cuando perdió el mano a mano en el minuto 18 con el meta del Eintracht Kevin Trapp tras haber llegado al área tras un buen pase de profundidad del suizo Tranquilo Barnetta.

Trapp, por lo demás, fue el principal responsable de que el primer tiempo terminara en ceros, con dos excelentes paradas ante remates del centrocampista Marco Höger.

En la segunda parte, el Eintracht empezó controlando mejor los contragolpes del Schalke y tuvo también algunas acciones ofensivas interesantes, una de las cuales había debido conducir a un penalti tras una falta clara dentro del área de Benedikt Höwedes sobre Makoto Hasebe.

El partido se jugaba cada vez más en la mitad del Schalke y, en el minuto 65, llegó el gol para el Eintracht, a través de un cabezazo del brasileño Lucas Piazón que aprovechó una vacilación del joven meta Wellenreuther en la salida a cortar un centro.

El gol en contra obligó al Schalke a arriesgar más con lo que el partido se hizo más abierto aunque el primer cambio que hizo Di Matteo en esa dirección fue tímido: sacó al más ofensivo sus tres centrocampistas, Barnetta, para darle campo a uno un poco más ofensivo como Max Meyer.

La primera ocasión de gol para el Schalke en la segunda parte no llegó sino hasta el minuto 85, con un cabezazo de Felix Platte.

El Schalke utilizó la siguiente alineación:

Wellenreuther; Uchida, Höewedes, Matip, Nastasic, Fuchs (Sam, 82); Höger, Kirchhoff, Barnetta (Meyer, 68); Boateng (Platte, 78); Choupo-Moting.