Abril 15, 2016

Reinhard Grindel, elegido como nuevo presidente de la Federación Alemana de Fútbol

Único candidato, este antiguo abogado y periodista de 54 años entró en la política al amparo del CDU de la canciller Angela Merkel, y era el tesorero de la DFB desde hacía tres años.

Al término de una votación realizada en Fráncfort carente de suspenso, Grindel se convirtió en el duodécimo presidente de la DFB (Federación Alemana de Fútbol) con 250 votos favorables, cuatro en contra, y una abstención.

Grindel sustituye a Wolfgang Niersbach, forzado a dimitir en noviembre de 2015 por las acusaciones de compra de votos para conseguir la organización del Mundial-2006, a través de un fondo secreto de 10 millones de francos suizos (6,7 millones de euros).

Dicho fondo habría sido aprovisionado por el antiguo presidente de la marca deportiva alemana Adidas, el fallecido Robert Louis-Dreyfus, y a petición de la leyenda del fútbol ‘teutón' Franz Beckenbauer.

Alemania logró en el año 2000 la organización del Mundial del 2006 por un estrecho margen de un voto sobre Sudáfrica (12 votos contra 11).

La DFB reconoció el ingreso de ese dinero a la FIFA, pero aseguró que el objetivo era conseguir una subvención para la organización del Mundial, y no para comprar votos en el seno de órgano mundial del fútbol, una versión desmentida por la FIFA.

El despacho de abogados Freshfields, bajo encargo de la Federación Alemana, no encontró "ninguna prueba", de la compra de votos, pero no puede "excluir" dicho mecanismo de corrupción, según su informe final remitido en marzo.

En el plano puramente deportivo, Reinhard Grindel afronta su mandato en un momento en el que Alemania encara el reto de conquistar en Francia un doblete Mundial-Eurocopa inédito en su historia, dos años después de su título mundial en Brasil.