Noviembre 3, 2011

Pablo Aimar conserva intacta su magia a los 32 años

En su cuarta temporada en el emblema lisboeta, Pablo César Aimar, nacido en Río Cuarto el 3 de noviembre de 1979, se ha erigido como ídolo del Estadio de La Luz, donde, a pesar de sus limitaciones físicos, ha brindado inolvidables jugadas de tiralíneas y entrega absoluta.

Aficionados y prensa lusa recordaron este jueves el trigésimo segundo aniversario de uno de los jugadores más queridos y respetados del Benfica con varios mensajes de agradecimiento y cariño.

Elogiado por su entrenador Jorge Jesús, la clase y clarividencia de pase del media punta argentino continúan siendo imprescindibles para el juego ofensivo del conjunto, que aún no ha encontrado un sustituto a la altura.

Su ausencia -muchas veces provocada por sus limitaciones físicas- suele repercutir negativamente al funcionamiento del equipo, que actualmente comparte el liderato de la Liga con el Oporto.

Esta temporada ha estabilizado su nivel gracias a un esquema táctico 4-2-3-1 que le libera y le evita realizar grandes esfuerzos físicos al estar escoltado por dos medios centros.

Hasta el momento, suma casi mil minutos en 15 partidos oficiales en los que ha marcado un tanto.

A excepción del primer curso (2008-2009) -afectado por las lesiones-, en las otras dos temporadas en Portugal sumó más de cuarenta participaciones oficiales.

Desde su fichaje por el Benfica, que pagó al Zaragoza 6,5 millones de euros, Aimar ha ganado una Liga (2010) y tres Copas de la Liga.

El diez de "los encarnados", internacional argentino en 52 ocasiones, debutó con el River Plate el 11 de agosto de 1996 -con apenas 16 años- en un partido frente al Colón de Santa Fe.

River (1996-2001), Valencia (2001-2006), Zaragoza (2006-2008) y Benfica son los clubes en los que hasta ahora ha militado, en los que ha disputado 443 partidos de Liga y marcado 74 goles.

Temas relacionados: