Junio 14, 2012

Marcos Rojo sólo piensa en jugar a toda costa en Benfica

Así lo señaló el defensa, de 22 años, en declaraciones que divulga este jueves el diario "O Jogo", y que se suman a las negociaciones que ya mantienen su club de origen y los lisboetas para cerrar su traspaso en los próximos días, de acuerdo con las informaciones publicadas por la prensa lusa.

"El Benfica es una posibilidad que me interesa mucho", subrayó Rojo, quien en el año pasado fue suplente habitual en el equipo ruso y apenas jugó ocho encuentros.

El Spartak acaba de fichar como entrenador al técnico vasco Unai Emery, procedente del Valencia, quien deberá decidir si finalmente deja salir al futbolista y si lo hace en calidad de cedido o de traspaso definitivo.

"Sería un cambio muy positivo a nivel futbolístico y personal, porque las costumbres en Portugal son parecidas a las de Argentina. En Rusia, junto a mi novia logré sobrepasar pequeñas dificultades que iban apareciendo, pero ahora -con su primer hijo en camino- va a ser más complicado por la cuestión del idioma y otras", explicó.

Rojo admitió que ha preguntado a sus compatriotas Ezequiel Garay y Enzo Pérez sobre el club de las ‘águilas', quienes le confirmaron que el Benfica "es un equipo muy grande, de primer nivel en Europa".

El jugador ha estado durante las últimas semanas concentrado con la albiceleste entrenada por Alejandro Sabella, quien en principio se ha decantado por Clemente Rodríguez para ocupar el lateral zurdo como titular.

Rojo, que llegó al Spartak fichado del Estudiantes de La Plata por unos 2 millones de euros, se estrenó con el combinado nacional en febrero de 2011, precisamente en un amistoso contra Portugal.