Abril 30, 2013

Federación Portuguesa rechazó ampliar a 18 equipos la Primera División

La opción apoyada por la Liga pretendía cumplir con una reciente sentencia que obliga a recolocar al histórico Boavista en la Primera División, después de que la Justicia considerara injusta la sanción que le fue impuesta en 2008, cuando se le descendió de categoría.

La dirección de la FPF, sin embargo, votó este martes mayoritariamente en contra de esta opción por considerar que ampliar el número de equipos para la campaña 2013-2014 obligaría a cambios normativos cuando la competición todavía está en marcha, concretamente en las reglas para los ascensos y descensos en Primera y Segunda.

Estas normas "fueron fijadas al inicio de la temporada 2012-2013" y no pueden ser modificadas cuando está a punto de terminarse el campeonato, ya que "los derechos, intereses y expectativas legítimas de todos los equipos se verían afectados", explicó la FPF en un comunicado.

La propuesta de la Liga pasaba por crear dos plazas más en Primera, una de ellas destinada al Boavista y la otra a decidir en unas eliminatorias que disputarían los dos últimos clasificados de Primera y el tercer y cuarto clasificados de Segunda.

La FPF, no obstante, garantizó que cumplirá con el fallo judicial que insta a admitir al Boavista en Primera, aunque podría retrasar su incorporación un año, para la temporada 2014-2015.

De hecho, los dirigentes del club norteño calificaron de "positiva" la decisión de la FPF porque reconoce por primera vez su derecho a regresar a la máxima categoría del fútbol portugués, y declinaron pronunciarse de momento sobre "la forma y el momento" de que sea ejercido ese derecho.

El Boavista fue castigado con el descenso automático en 2008 por el Consejo de Justicia de la Federación Portuguesa de Fútbol debido a un caso de coacción a árbitros por parte de sus dirigentes.

El club, con sede en Oporto, cuenta en su historial con un título de Liga y cinco de Copa, aunque actualmente compite en la Tercera División de Portugal.