Junio 4, 2013

Benfica renueva a su entrenador hasta 2015 pese a la sequía de títulos

La decisión, comunicada a la Comisión del Mercado de Valores lusa debido a su condición de sociedad cotizada en Bolsa, se produce después de varias semanas de rumores sobre su posible salida tras la debacle sufrida por el equipo en el tramo final de la campaña.

La continuidad del técnico luso estaba en entredicho pese a que tanto él mismo como el presidente del emblema de las "águilas", Luís Filipe Vieira, admitieran públicamente que su renovación ya estaba apalabrada semanas antes de cerrar el año futbolístico.

Los lisboetas entraron en el mes de mayo con opciones de lograr un histórico triplete pero acabaron por perder su ventaja respecto al Oporto en Liga y cayeron derrotados tanto en la final de la Liga Europa (frente al Chelsea) como en la final de la Copa de Portugal (frente al Vitória de Guimaraes).

La enorme decepción sufrida colocó en duda su continuidad al frente del Benfica, donde ocupa el banquillo desde verano de 2009, cuando llegó procedente del Braga.

Al técnico, de 58 años y declarado admirador del estilo del Barcelona, se le reconoce el mérito de haber construido un equipo competitivo que practica un juego vistoso y alegre, aunque no ha logrado materializarlo en títulos.

En estos cuatro años apenas ha logrado una Liga (la de 2009-2010) y tres Copas de la Liga (2010, 2011 y 2012), un modesto bagaje si se tiene en cuenta que el Benfica es el club históricamente más laureado de Portugal, con dos Copas de Europa y 32 Ligas en sus vitrinas.

Además, durante este período al mando del conjunto encarnado, Jorge Jesús se ha visto incapaz de frenar el dominio del Oporto -su máximo rival-, ya que éste se ha coronado campeón liguero las tres últimas temporadas.

La inesperada derrota cosechada en la final de la Copa de Portugal frente al Vitória de Guimaraes fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de una parte de la afición lisboeta, la cual reclamaba un cambio en el banquillo.