Septiembre 16, 2015

André Carrillo, compañero de Gutiérrez y Montero, podría salir del Sporting

Según publican medios lusos, el presidente del club, Bruno de Carvalho, presionó al extremo para que prolongue su vinculación con los ‘leones' ya que, de no hacerlo, puede pasar de ser un fijo en el once a ser un habitual de la grada.

Otra opción con la que también se especula en Portugal es la de que el Sporting opte por vender al internacional peruano en el mercado de invierno, aunque previsiblemente el precio sería inferior al que podría conseguir si el jugador no quedara libre en cuestión de meses.

De no prosperar las negociaciones, ya abiertas con su agente Elio Casareto, Carrillo podría iniciar conversaciones con otro club a partir de enero para llegar como jugador libre la próxima temporada.

Varios equipos europeos están interesados en hacerse con los servicios del extremo, entre los que destacan el Valencia, el Inter de Milán, el Benfica o el Porto, entre otros.

Desde las altas esferas del Sporting de Lisboa temen, de hecho, que ocurra un caso parecido al de este verano con el defensa uruguayo Maxi Pereira.

El futbolista, de 31 años, terminó su contrato con el Benfica, donde llegó a ser uno de los capitanes, y puso rumbo al gran rival, el Porto, en una salida a coste cero que generó polémica entre la afición de las ‘águilas'. 

El ‘tira y afloja' entre Carrillo y el Sporting viene de lejos, y en suelo luso se apostaba por su marcha ya este mismo verano.

De hecho, el 31 de agosto, último día del mercado de fichajes, Bruno de Carvalho rechazó supuestamente una oferta del Leicester City inglés de 12 millones de euros por el jugador, reflejo de la confianza del Sporting en lograr convencerlo para renovar.

En esta labor también participa el nuevo entrenador de los ‘leones', Jorge Jesús, quien de acuerdo con medios lusos se reunió con el extremo derecho el pasado lunes para comer juntos e intentar acercar posiciones.

Carrillo, uno de los jugadores más destacados de la plantilla del conjunto lisboeta, es considerado una de las principales promesas del fútbol sudamericano, motivo por el que el club luso intentará mantener al extremo en su plantilla.

El peruano, de 24 años, destaca por su velocidad y desborde dentro del terreno de juego, aunque con el Sporting de Lisboa no llegó todavía a ser el crack que muchos ven en él desde que se incorporó procedente del Alianza Lima, en 2011.

A pesar de ser ya uno de los jugadores más destacados de la plantilla verdiblanca, el futbolista parece todavía lejos de su máximo potencial, y a lo largo de sus cuatro temporadas en Portugal ha alternado brillantes actuaciones con períodos discretos.

Carrillo comenzó su carrera como profesional en el Alianza Lima de Perú y jugó 21 encuentros con el primer equipo en tres años (2009-2011), con un balance de tres goles.

En el mercado de fichajes veraniego de 2011, el Sporting de Lisboa lo fichó por 690.000 euros, un precio que espera multiplicar en una futura transferencia.

En su primera temporada, mejoró su registro respecto a su etapa en Perú y jugó 46 encuentros entre Liga, Copa de Portugal, Copa de la Liga y Liga Europa, con un balance de tres goles.

En la campaña 2012-2013 bajó hasta los 31 partidos jugados y marcó otros tres goles, dos en la Liga Europa ante el Horsens danés y uno en la Liga portuguesa, ante el Beira-Mar.

Sin destacar demasiado en la faceta goleadora, en la temporada 2013-2014 acumuló 32 partidos y marcó dos tantos, aunque en esta ocasión los ‘leones' no jugaron competición europea.

La última campaña fue la más exitosa para él, ya que tras 46 partidos jugados y siete goles marcados, sumó su primer título a su palmarés tras ganar la Copa de Portugal.

Su segundo entorchado no tardó en llegar, ya que el pasado 9 de agosto formó parte del once titular de un Sporting que derrotó por 0-1 al Benfica, en la final de la Supercopa portuguesa.

A nivel internacional, el extremo derecho jugó 27 partidos con su selección, con un balance de un único gol entre amistosos, Copa América y encuentros clasificatorios para el Mundial de Brasil de 2014.