Agosto 1, 2011

París Saint-Germain quiere estar en la cima de los clubes europeos

El argentino JavierPastore, por el que pagarán a Palermo 42 millones de euros, se convertirá en eleje central del nuevo proyecto y en el fichaje más caro de la historia delfútbol francés.

  

Tradicionalmentegastador, el PSG rompió este año todos los límites gracias al dinero del fondocatarí Qatar Sport Investment, que a finales de junio pasado compró el 70 porciento del club por unos 50 millones de dólares.

  

Con el brasileño Leonardoal mando de la parcela deportiva, el club comenzó una labor de refuerzo sinprecedentes en su historia.

  

Desde entonces, haninvertido ya en fichajes 85 millones suplementarios, el mayor gasto que serecuerda en el fútbol francés, cuya anterior referencia eran los 77,5 millonesque invirtió el Lyon en 2009.

  

Pero, sobre todo, muy porencima de lo que están gastando otros clubes de la liga francesa, como elOlympique de Marsella, que invirtió 4 millones de euros.

  

Y el contador del PSG nose detiene, porque el club busca todavía incorporar alguna estrella, ya quetodavía queda margen hasta los 100 millones prometidos por el fondo catarí.

  

Por el momento, el club ultimala incorporación de Pastore, que tanto en la capital gala como en Palermo danpor segura.

  

Será el jugador más carode la historia del fútbol francés, por encima de los 33,5 millones que el clubparisiense pagó en 2000 para recuperar a un Nicolas Anelka, en horas bajas enel Real Madrid.

  

O los 24 millones que elLyon pagó al Oporto para hacerse en 2009 con los servicios del argentinoLisandro.

  

Pastore tendrá pues sobresus hombros la responsabilidad de responder a las grandes expectativas creadas,muy por encima de lo ya completado por el argentino de 22 años.

  

Entorno al habilidosocentrocampista ofensivo, formado en Huracán, Leonardo tejió una tela dejugadores con los que espera elevar el nivel de un club de prestigioinstitucional que, deportivamente, no pelea el título liguero en los últimossiete años.

  

En busca del brilloperdido, el director deportivo brasileño se llevó a importantes jugadores deFrancia y de Italia.

  

Tras Pastore, en términosde inversión financiera, llegó el francés Kevin Gameiro, un joven delantero quea sus 24 años firmó con el modesto Lorient una temporada con 22 goles.

  

El PSG pagó por él casi15 millones de euros, el doble que por el centrocampista Jéremy Menez,adquirido a la Roma por 8 millones. Habilidoso y técnico, el jugador completabuenas temporadas en Italia, lo que le permitió ganarse un puesto internacionalen el combinado de Laurent Blanc.

  

Algo menos, 7,5 millones,costó hacerse con el mediocampista de corte defensivo Blaise Matuidi, formadoen el Saint-Etienne y que, al igual que Gameiro y Menez, tiene 24 años.

  

Otra de las sensacionesdel mercado de fichajes parisiense fue la adquisición del centrocampista malí,nacido en Francia, Mohamed Sissokho, por el que pagaron 7,5 millones de euros ala Juventus de Turín.

  

De menor cuantía son losfichajes del defensor serbio del Valenciennes Milan Bisevac, que a sus 27 añosllega al club de la capital por 3,2 millones de euros, y del portero delPalermo Salvatore Sirigu, por el que pagaron 3,5 millones.

  

El experimentado meta del Rennes NicolasDouchez, de 31 años, también llegó al PSG pero tras haber acabado su contratocon la entidad bretona.

Temas relacionados: