Septiembre 1, 2014

El delantero Zlatan Ibrahimovic regresó a las canchas con ánimo y buen fútbol

Ibra volvió a demostrar que es el espíritu del equipo y que con él en el campo cambia de dimensión. Algo que se repite desde su llegada a la capital francesa en el verano de 2012.

Ausente por lesión durante algo más de una semana, el equipo mostró lagunas, pero su retorno permitió firmar en el Parque de los Príncipes la mejor actuación de la formación que dirige Laurent Blanc, que acabó goleando 5-0.

A sus 32 años, el sueco afirmó que todavía no se encuentra al cien por ciento de su rendimiento, pero las cifras muestran que ha comenzado acelerado su participación. Acumula ya cinco de los nueve goles del equipo en la liga en tan solo cuatro jornadas.

Si se añaden el resto de las competiciones, Ibra marcó un tanto cada 38 minutos en el césped y todas sus declaraciones indican que quiere pulverizar todos los récords.

El entrenador lo sabe y no duda en hacer reposar en sus espaldas el peso del equipo. "Cuando sumas a un grandísimo jugador es normal que el rendimiento del equipo suba. Hay grandes equipos en Europa que sin ciertos jugadores son peores. Nosotros, somos mejores con él", aseguró Blanc.

Ibra fue cambiado en el minuto 73 del partido, una decisión que pareció no gustarle y fulminó con la mirada al adjunto del técnico.

Pero el PSG trata de construir un equipo competitivo para ganar la liga francesa pero, sobre todo, para llegar lo más lejos posible en la Liga de Campeones, el gran reto de la entidad reforzada con los millones de los "petrodólares" de sus propietarios cataríes.

El presidente, Nasser Al-Khelaifi, afirmó que con Ibra "marcó la diferencia", aunque quiso ensalzar el juego colectivo.

Porque la goleada contó también con un gran tanto del uruguayo Edison Cavani, que le sacó de la sombra a la que parece relegarle el brillo de Ibrahimovic.

El atacante "charrúa" trata de encontrar su lugar en el campo junto a la estrella sueca, que por el momento parece sacar más partido al esquema ideado por Blanc.

El de anoche fue el segundo tanto de Cavani en los cuatro partidos ligueros que ha disputado el fichaje más caro de la historia del fútbol francés.

Frente al Saint-Etienne falló una ocasión creada por una gran internada del brasileño Lucas, un error que sigue alejándole un poco más del cariño de la grada.
Todo lo contrario que el argentino Javier Pastore, decidido a completar su mejor temporada en el club francés.

"Se nota que tiene más confianza que en el pasado y nos hace falta que sea así. Está encadenando buenos partidos y eso lo vamos a necesitar en una temporada tan larga", afirmó el técnico sobre el centrocampista.

Como el resto de sus compañeros, Pastore mejoró coincidiendo con el retorno de Ibra. El brasileño Maxwell, que debutó en liga, dio la asistencia del primer tanto del sueco y estuvo implicado también en el de Cavani.

El centro del campo funcionó como un reloj, pese a la ausencia del centrocampista Blaise Matuidi.

La maquinaria del PSG se pone en marcha a la espera de que llegue la Liga de Campeones, donde el club se batirá por la primera plaza del grupo contra el Barcelona.

Temas relacionados: