Septiembre 20, 2015

Saint Etienne amenaza al Paris Saint Germain; Marsella y Lyon empataron 1-1

Los 'verdes' se impusieron al Nantes (2-0) y se situaron a un punto del Paris Saint Germain, que fue incapaz de ganar el sábado en Reims (1-1) y que acumulan dos encuentros sin ganar.

El Saint Etienne, que comparte el segundo puesto con el Rennes, que desperdició una buena ocasión de asaltar la cima de la tabla y empató en su campo contra el Lille (1-1), encarriló el partido en el minuto 26 gracias al acierto de Jonathan Bamba. Al inicio de la segunda parte sentenció el choque con el gol del esloveno Robert Beric.

El clásico entre el Olympique Marsella, que jugó más de una parte con un jugador menos, y el Olympique Lyon estuvo marcado por los incidentes que provocaron su interrupción durante veinte minutos, el agitado retorno al Velodrome de Mathieu Valbuena y un final igualado (1-1). 

El hostil recibimiento al que fue sometido Valbuena, que militó durante ocho años en el Marsella y que regresaba a su recinto con la camiseta de su máximo rival, incendió el ambiente desde el principio. Y no paró durante casi todo el tiempo.

Un muñeco ahorcado y colgado desde el fondo ultra del Velodrome con la figura de Valbuena, al grito de 'traidor', recibió a los visitantes. Previamente, una camiseta del internacional galo fue quemada por algunos seguidores. Y grandes pancartas amenazantes delataban al futbolista como desleal o desertor.

En el minuto 60, el árbitro Ruddy Buquet decidió detener el choque que completaba la sexta jornada de la Liga de Francia. El lanzamiento de objetos, frecuente cada vez que un jugador visitante se disponía a poner un balón en juego, se intensificó. Las bengalas aparecieron. Y el choque permaneció parado durante veinte minutos.

Hasta ese momento, la tensión en el ambiente del estadio emergía cada vez que Valbuena tocaba el balón. Explotó en el minuto 25, cuando Alexandre Lacazzete transformó un penalti cometido sobre él que adelantaba al Lyon en el marcador.

El Marsella, desquiciado, se quedó con diez hombres antes del descanso. Romain Alessandrini vio la tarjeta roja al ejecutar una violenta entrada sobre Valbuena.

Los ánimos no se aplacaron con el descanso. Todo lo contrario. El lanzamiento de bengalas llevó finalmente al árbitro a la decisión de suspender el partido. Los jugadores se marcharon al vestuario. Aunque regresaron pasados veinte minutos.

El choque siguió e inesperadamente el Marsella evitó la derrota. A veinte minutos del final, un córner lanzado por el marroquí Abdelaziz Barrada fue rematado de cabeza por el holandés de ascendencia tunecina Karim Rekik, que estableció el empate y frustró las expectativas del Lyon.

El Mónaco, por su parte, cayó en el estadio Luis II ante el Lorient (2-3). Regresó a la senda de la derrota el cuadro de Leonardo Jardim, que pareció reaccionar la semana pasada con el triunfo ante el colista, el Ajaccio, después de tres tropiezos seguidos (dos empates y una derrota).

El cuadro monegasco, que reaccionó a pesar de tener dos goles en contra en 18 minutos, los anotados por Ibrahim Didier Ndong y Benjamin Jeannot, que pusieron por delante al Lorient, con los anotados por Almamy Toure y Thomas Lemar, fue incapaz de consumar la remontada.

Al contrario, el Mónaco se hundió cuando encajó el tercero, por medio de Benjamin Moukandjo, que dio el triunfo al cuadro visitante y propició la derrota del equipo del Principado, anclado en la undécima plaza.

Previamente, el Burdeos y el Toulouse, al que se le escapó el triunfo al quedarse con un jugador menos, firmaron tablas.

El Toulouse tomó ventaja en la primera mitad con el gol de Adrien Regattin pero la tarjeta roja que vio el argentino Oscar Trejo propició el gol de Enzo Crivelli, en el último minuto, que evitó la derrota del Burdeos.

 

Temas relacionados: