Septiembre 20, 2015

Con incidentes terminó el 1-1 entre Marsella y Lyon

El hostil recibimiento al que fue sometido Valbuena, que militó durante ocho años en el Marsella y que regresaba a su recinto con la camiseta de su máximo rival, incendió el ambiente desde el principio. Y no paró durante casi todo el tiempo.

Un muñeco ahorcado y colgado desde el fondo ultra del Velodrome con la figura de Valbuena, al grito de 'traidor', recibió a los visitantes. Previamente, una camiseta del internacional galo fue quemada por algunos seguidores. Y grandes pancartas amenazantes delataban al futbolista como desleal o desertor.

En el minuto 60, el árbitro Ruddy Buquet decidió detener el choque que completaba la sexta jornada de la Liga de Francia. El lanzamiento de objetos, frecuente cada vez que un jugador visitante se disponía a poner un balón en juego, se intensificó. Las bengalas aparecieron. Y el choque permaneció parado durante veinte minutos.

Hasta ese momento, la tensión en el ambiente del estadio emergía cada vez que Valbuena tocaba el balón. Explotó en el minuto 25, cuando Alexandre Lacazzete transformó un penalti cometido sobre él que adelantaba al Lyon en el marcador.

El Marsella, desquiciado, se quedó con diez hombres antes del descanso. Romain Alessandrini vio la tarjeta roja al ejecutar una violenta entrada sobre Valbuena.

 

Temas relacionados: