Abril 1, 2016

Mónaco perdió con Burdeos y abrió la batalla por el segundo puesto

Con el París Saint-Germain, que recibe el sábado al Niza, ya campeón matemáticamente, la pugna por el segundo lugar es el principal aliciente para lo que queda de curso. El subcampeón de Francia se clasifica directamente a la fase de grupos de la próxima Liga de Campeones, mientras que el tercero debe jugar un incómodo repechaje previo en agosto.

El Mónaco sigue siendo el mejor colocado para lograr ese segundo puesto, aunque se complica ahora con la derrota de este viernes.

El Burdeos se adelantó en el estadio Luis II por medio del marfileño Thomas Touré (minuto 45+2) y Adam Ounas (56).

Ya en el descuento final, los monegascos maquillaron su derrota por medio de un tanto en contra de Frédéric Guilbert (90+4).

"No hemos estado a la altura. Ya había dicho que era difícil jugar después del parón (de los partidos de selecciones nacionales). Muchos jugadores no han estado a la altura. Estaban cansados y los suplentes también estaban cansados", declaró el entrenador del Mónaco, el portugués Leonardo Jardim.

"Necesitamos entrenar mañana (sábado). Ahora nos quedan seis partidos y serán seis finales", añadió, anunciando que anulaba el día de descanso que había pensado dar a sus pupilos.

- Oportunidad para Niza y Lyon -

Con 55 puntos, el Mónaco puede ver cómo se acercan peligrosamente otros equipos, principalmente el Niza, tercero a 5 puntos y que visita a un relajado París Saint-Germain, que estará pensando más en su partido del miércoles ante el Manchester City en la ida de cuartos de final de la Champions League.

El Lyon, cuarto a 6 puntos del Mónaco, puede acercarse a 3 si gana el domingo en el campo del Lorient (14º), mientras que el Rennes, quinto a 7 puntos, se aproximaría a 4 si derrota al Reims (17º).

Es la quinta derrota para el Mónaco en esta temporada y llega en un momento bastante inapropiado.

Por su parte, el Burdeos (11º) apura sus opciones de batallar por los puestos europeos y da una alegría a su nuevo entrenador, Ulrich Ramé.

"Es una gran satisfacción, jugábamos en casa del segundo del campeonato. El equipo ha respondido y eso es algo bueno", celebró.

"Cada uno ha hecho su trabajo. Un equipo es un equilibrio. Hemos tenido idea de juego, de bloque, de ayuda a los compañeros y al club", aplaudió.

Temas relacionados: