Septiembre 1, 2011

La Premier inglesa vivió la danza de los millones

El equipo que más se reforzó en el último momento fue el Arsenal de Arséne Wenger, que después de un mal comienzo de liga y de vender a dos de sus principales estrellas, el español Cesc Fábregas y el francés Samir Nasri, incorporó a su plantilla a dos defensas y dos centrocampistas.

Pocos minutos después de cerrarse el plazo para inscribir a nuevos jugadores, los "gunners" anunciaron la llegada desde el Everton del español Mikel Arteta, el relevo de Cesc, por el que pagarán un traspaso de 10 millones de libras (16 millones de dólares). El centrocampista, de 29 años, jugará las cuatro próximas temporadas en el equipo de Londres, según informó el club.

También sobrepasado el límite, se conoció la incorporación del israelí Yossi Benayoun, que llega cedido del Chelsea por una temporada. La llegada del centrocampista, de 31 años, estuvo facilitada por la posibilidad de que el técnico del Chelsea, André Villas-Boas, dejara a Benayoun fuera del equipo inscrito para la Liga de Campeones.

Los "gunners" también firmaron al brasileño André Santos, procedente del Fenerbahce turco, y al alemán Per Mertesacker, procedente del Werder Bremen.

El Arsenal cierra el periodo de fichajes con un gasto de 51,4 millones de libras (82,8 millones de dólares), y con unos ingresos por venta de jugadores de 74,3 millones de libras (118 millones de dólares).

El Chelsea, por su parte, completó pocos minutos antes del límite el fichaje del centrocampista portugués Raul Meireles, procedente del Liverpool, por 12 millones de libras (19 millones de dólares).

Los "reds", dirigidos por Kenny Dalglish, aprovecharon el plazo de inscripción para recuperar al delantero Craig Bellamy, de 32 años, que militaba en el Manchester City tras haber pasado por Anfield en la temporada 2006-2007.

El Liverpool dio salida además a tres de los jugadores descartados por Dalglish para esta temporada, Joe Cole, cedido al Lille, Christian Poulsen, traspasado al Evian, y David Ngog, al Bolton.

El Manchester City sólo añadió a su plantilla al inglés Owen Hargreaves, de 30 años, que había terminado su contrato con el United tras cuatro años plagados de lesiones. Por su parte, el equipo de Alex Ferguson, que lidera la clasificación de la Premier League después de golear por 8-2 al Arsenal el último fin de semana, no añadió ninguna pieza a su equipo después invertir 49,5 millones de libras este verano (79 millones de dólares) en Phil Jones, Ashley Young y el portero español David De Gea.

Otros equipos que sí aprovecharon el cierre del mercado fueron el Aston Villa, que fichó del Tottenham a Alan Hutton y Jermaine Jenas, y el Blackburn, que contrató a Scott Dann del Birmingham.

El Bolton, además de David Ngog, incorporó a Gael Kakuta, cedido por el Chelsea hasta el mes de enero, mientras que el Everton recibió en estas mismas condiciones al holandés Royston Drenthe, del Real Madrid, para una temporada, y el Fulham inscribió al costarricense Bryan Ruiz, procedente del Twente.

Temas relacionados: