Enero 30, 2012

Roberto Mancini niega cualquier tipo de inconvenientes con Carlos Tévez

El delantero, de 27 años, no logró cerrar un acuerdo económico ni con el Inter, ni con el Milán, ni con el París Sanit-Germain en las últimas semanas y todo apunta a que podría quedarse el resto de la temporada en el City, donde no juega desde que el pasado septiembre se negara a saltar al campo en un encuentro de la Liga de Campeones.

Mancini respondió este lunes en rueda de prensa al representante del jugador, el iraní Kia Joorabchian, que el viernes dijo que la relación entre Tévez y su entrenador está marcada por los "enfrentamientos" desde que el argentino llegó a los "citizens" procedente del Manchester United el verano de 2009.

Hace cuatro meses, el técnico italiano dijo que Tévez estaba "acabado" en su equipo después de que el argentino desobedeciera sus órdenes y se negara a jugar contra el Bayern de Múnich, si bien se retractó más tarde y ofreció al argentino volver a la disciplina del equipo si se disculpaba por su actitud, a lo que Tévez se negó.

Tras recibir una sanción millonaria por parte del club, el delantero se marchó el pasado noviembre, sin permiso de su entrenador, a Argentina, desde donde siguen las negociaciones de sus representantes con diversos clubes europeos para tratar de buscar una salida a su situación en el City.

Las negociaciones resultan infructuosas debido, en gran medida, a que la directiva de los "citizens" espera recuperar parte de la inversión cercana a 50 millones de libras (unos 59,5 millones de euros) que hicieron por Tévez hace dos temporadas, una cifra a la que no están dispuestos a llegar los clubes que ha mostrado su interés en el jugador.

Las últimas especulaciones de la prensa británica indicaban este lunes que el argentino podría recalar en el Liverpool cedido, una fórmula que el City ha rechazado desde el principio.

El club prefiere recuperar parte del dinero que invirtió, si bien una cesión le serviría para ahorrarse las 200.000 libras (238.000 euros) que cobra el delantero a la semana y evitaría los problemas para Mancini de reintegrar al jugador en su vestuario.