Enero 31, 2012

Fernando Torres cumple un año de decepciones en el Chelsea

El último día del mercado de invierno de 2011, el magnate Roman Abramovich desembolsó por la entonces estrella del Liverpool cerca de 60 millones de euros, el sexto traspaso más caro de la historia, y lo situó en la órbita de jugadores como Cristiano Ronaldo, Zidane, Kaká y Figo.

La presión pudo con el internacional español, de 27 años, que en el último año no logró ser más que la sombra de aquel delantero que anotó 82 goles en 142 partidos con los "reds" y 91 tantos en 249 encuentros con el Atlético de Madrid.

El "Niño" estuvo a las órdenes de dos entrenadores en Stamford Bridge, el italiano Carlo Ancelotti primero y el portugués André Villas-Boas en la actualidad, pero ninguno encontró el resorte para que recupere el olfato goleador que le llevó a la cima del fútbol europeo.

Torres, que saltó al campo en 43 ocasiones con la camiseta azul del equipo londinense, solo pudo anotar en una ocasión la temporada pasada y cuatro en ésta -dos goles en la Premier y otros dos en la Liga de Campeones-.

A juzgar por las palabras de su entrenador, que mostró un apoyo incondicional al español desde que llegó a Stamford Bridge este verano, lo único que separa a Torres del gol es la mala fortuna: "Es solo cuestión de tiempo", insiste Villas-Boas una y otra vez.

Al inicio de la temporada, el portugués pensó que lo que necesitaba Torres era recibir más balones, que el equipo jugara más volcado hacia él, como sucedía en el Liverpool, una misión para la que se contrató al exvalencianista Juan Mata.

El burgalés se posicionó como el mejor director del centro del campo de los "blues" y firmó siete asistencias en liga, una de las mejores estadísticas de la Premier, además de otros tantos tantos, mientras Torres sigue peleado con el gol.

En septiembre, el delantero hizo un amago de resucitar su instinto goleador, pero diversos contratiempos impidieron que su despegue se consumara.

En Old Trafford, uno de los mejores escenarios posibles, Torres marcó su primer gol de la temporada, pero el "Niño" quedó abatido en el suelo pocos minutos después cuando falló un tanto a portería vacía en un encuentro que el Chelsea acabó perdiendo.

En la siguiente jornada, Torres marcó al inicio del choque frente al Swansea pero, de nuevo, la ansiedad pudo con él y salió del campo expulsado poco después por una entrada innecesaria en el centro del campo.

El espejismo de la recuperación de Torres terminó el día en el que el "Niño" contribuyó con dos tantos a la goleada por 5-0 al modesto Genk belga en la Liga de Campeones.

Desde ese 19 de octubre, el español luchó sin éxito por introducir el balón en la portería.

En el horizonte se vislumbra ya la Eurocopa de Polonia y Ucrania del próximo verano, una cita a la que no podrá acudir el barcelonista David Villa, que se rompió la tibia en diciembre.

Fernando Llorente lucha por ser el recambio que necesita Vicente Del Bosque en el ataque de la Roja mientras el rendimiento del "Niño" en el segundo tramo de la liga inglesa previsiblemente determinará si España cuenta con él para defender el título europeo que logró en Austria y Suiza, gracias a un gol suyo.