Enero 31, 2012

A Carlos Tévez le tocó agachar la cabeza y seguir en Manchester City

Man City y el representante del futbolista negociaron durante enero con Milan, Inter y Paris Saint-Germain y, según la prensa inglesa, el Liverpool intentó a último momento un canje directo por su ineficaz delantero Andy Carroll.

Pero, tras semanas de versiones oficiosas y declaraciones de dirigentes, ningún club presentó una oferta que satisficiera a los multimillonarios dueños emiratíes del equipo de Manchester. El libro de pases cerró sin que Tévez tuviera una nueva camiseta que defender luego de las del City, Man United, West Ham, Corinthians y Boca Juniors.

Man City gastó más de 1.000 millones de dólares en jugadores en poco más de tres años pero, probablemente por las nuevas reglas financieras de la UEFA, busca ahora reducir sus gastos. La partida de Tévez era parte de esa estrategia, pero desde el principio los dueños dejaron en claro que no se iría a precio de descuento.

Tévez hasta ahora sigue en Argentina, tras irse en noviembre sin permiso, según el club. Esto llevó a una multa de seis semanas de sueldo que el argentino apeló el martes.

El City halló culpable a Tévez el 22 de diciembre de conducta indebida al viajar a Argentina y le impuso una multa de 1,2 millones de libras (1,9 millones de dólares). El ariete primero presentó una apelación interna, que fue descartada el 11 de enero tras una audiencia por los dirigentes Marty Edelman y Mohamed al-Mazrouei.

Si se suman las sanciones y los salarios y bonificaciones perdidos, según el club, Tevez ya dejó de percibir nueve millones de libras (14 millones de dólares) en el conflicto que comenzó cuando se negó a entrar como suplente en un partido contra Bayern Munich por la Liga de Campeones.

Desde entonces, no volvió a jugar y el entrenador Roberto Mancini dijo que nunca más lo haría bajo su mando.

En este libro de pases, el City sólo contrató a préstamo de la Roma al chileno David Pizarro, que llega a reforzar un mediocampo que se vio pálido en los últimos partidos, sobre todo tras la partida del marfileño Yaya Touré a la Copa Africana de Naciones.

Los Ciudadanos lograron sacarse de encima a otro jugador caro que no jugaba: el lateral Wayne Bridge, que pasó a préstamo al Sunderland.