Febrero 11, 2012

Manchester United 2-1 Liverpool: Rooney sacó la cara en un clásico tenso

Con este resultado, el United se coloca provisionalmente líder de la liga inglesa con un punto de ventaja sobre sus vecinos del Manchester City, que este domingo visitan al Aston Villa.

Suárez, que marcó el gol de su equipo a diez minutos para el final, se reencontraba esta tarde con el United después de cumplir ocho partidos de sanción al ser declarado culpable de dirigir insultos racistas contra el defensa Patrice Evra el pasado octubre.

Se esperaba que el ambiente en Old Trafford fuera hostil para Suárez por ese motivo, y la agitación, tanto entre los jugadores de ambos equipos como en las gradas del "Teatro de los sueños", creció aún más cuando el uruguayo rechazó saludar a Evra antes del encuentro, a pesar de que el defensa del Manchester le tendió la mano y trató de retenerle para cumplir la formalidad del saludo.

Tras el nuevo incidente entre ambos, Suárez dio muestras de nerviosismo y protestó al árbitro en numerosas jugadas de un encuentro en el que el Liverpool solo se sintió cómodo durante los primeros compases.

Adam Johnson, el lateral derecho de los de los ‘reds', vestidos de blanco, se sumó al ataque para crear las dos primeras ocasiones de peligro, que el guardameta español David De Gea supo solventar.

Más allá de los diez primeros minutos, los locales se hicieron con el dominio del encuentro y encerraron al Liverpool en las inmediaciones de su propia área.

El brasileño Fabio Da Silva dio el primer aviso en la meta visitante, responsabilidad del también español Pepe Reina, mientras que los dos jugadores más veteranos sobre el terreno de juego, Ryan Giggs, de 38 años, y Paul Scholes, de 37, se aliaron para crear la jugada con más peligro del primer tiempo.

Giggs lanzó un centro preciso para que Scholes rematara de cabeza a pocos metros de la línea de gol y Reina se luciera despejando el balón con los puños.

Tras el descanso, la tensión que habían mostrado los locales en el primer tiempo se transformó en determinación para solucionar el choque y, en los cinco primeros minutos de la reanudación, acabaron con las opciones del Liverpool gracias a la inspiración del inglés Wayne Rooney.

En el 47, Giggs centró un córner desde la izquierda que rozó la cabeza del inglés Steven Gerrard para acabar a media altura en el segundo palo, donde Rooney conectó un remate que dejó sin opciones al meta del Liverpool.

A pesar de que ningún equipo logró remontar al United esta temporada cuando se puso por delante en el marcador, la estrella de los dirigidos por Alex Ferguson quiso asegurar el partido con un segundo tanto.

Apenas tres minutos después, el inglés recogió en el interior del área un pase cruzado del ecuatoriano Antonio Valencia y superó por segunda vez a Reina con un remate raso que se coló por debajo del portero.