Marzo 1, 2012

“El entrenador de Inglaterra debe ser otra persona en este momento”: Pearce

Pearce, entrenador de la sub-21 hasta que el italiano Fabio Capello renunció súbitamente al banquillo de Inglaterra a principios de febrero, señaló tras la primera derrota de la selección en 15 meses que no le "abrumaría" dirigir al combinado nacional en Polonia y Ucrania, si bien reconoció que le falta "experiencia" para hacerse cargo del equipo a más largo plazo.

"El entrenador de Inglaterra debe ser otra persona en este momento. Ciertamente, no soy yo (el adecuado)", afirmó Pearce.

El equipo inglés tiene puestas sus miras en la Eurocopa desde que cayó por goleada frente a Alemania en el último Mundial pero, a tres meses para la cita europea, en los medios ingleses predomina el pesimismo: "Sin entrenador, sin capitán y sin Wayne Rooney", se lamenta el diario "The Times".

Scott Parker, de 31 años, lució anoche el brazalete de capitán que le fue despojado a John Terry, involucrado en un proceso judicial por presuntos insultos racistas.

Si bien los medios elogian su actuación "consistente" ante Holanda, censuran también que el centrocampista del Tottenham liderara al equipo con solo once convocatorias internacionales a sus espaldas.

La falta de candidatos para asumir la capitanía es el síntoma de un problema que aún preocupa más a los aficionados: la ausencia de jugadores veteranos en un equipo que afronta por la fuerza una renovación generacional.

Rooney, la estrella del Manchester United, estará sancionado los dos primeros partidos de la Eurocopa, contra Francia y Suecia, mientras que Frank Lampard, con 33 años, dejó de ser indiscutible en el Chelsea y en esta ocasión ya no entró en la convocatoria de una selección con la que jugó noventa partidos.

John Terry, por su parte, está inmerso en un juicio por racismo y vive un momento turbulento de su carrera, y Steven Gerrard, que se perfilaba como el relevo natural en la capitanía del defensa de los "blues", reapareció el pasado miércoles en la selección tras 14 meses apartado por lesión y abandonó el terreno de juego tan solo media hora después por unas molestias.

Ante ese panorama, Inglaterra atacó ayer con una nueva generación de futbolistas: Daniel Sturridge, de 22 años, Adam Johnson, de 24, Ashley Young, de 26 y Danny Welbeck, de 21, sumaban entre los cuatro 31 convocatorias internacionales, comparado con las 282 que acumulaba la línea ofensiva de Holanda.

"El técnico interino quizás no aguante mucho tiempo, pero su legado podría ser importante", destaca "The Guardian" sobre la renovación del equipo que ayer se vio sobre el césped de Wembley, mientras que "The Times" se mostraba más crítico: "Los nuevos hombres en el timón encaran las mismas limitaciones", dice el diario.

Pearce, que alabó tras el encuentro la "actitud de primera clase" de todos sus jugadores, subrayó que "disfrutó mucho durante la última semana", si bien recalcó que no puede hacerse cargo del equipo de forma indefinida.

 

Temas relacionados: