Mayo 14, 2012

El City armó la fiesta del título con 100.000 hinchas en las calles

La ruidosa afición del City esperaba ya desde primera hora de la tarde a sus héroes en la céntrica plaza de Albert Square, adonde llegaron los jugadores, ataviados con las camisetas del equipo ‘citizen'.

Bajo dos grandes pancartas que mostraban a los futbolistas celebrando y recogiendo el título logrado ayer en el Etihad Stadium, los jugadores de la primera plantilla ofrecieron el trofeo a los hinchas del City, que los esperaban ansiosos.

Con un gran ambiente de fiesta y canciones de fondo como la célebre "We are the champions" de Queen o "Right here, right now" de Fatboy Slim, los futbolistas saltaron a un escenario montado para la ocasión para dirigirse a unos aficionados ávidos de alegrías.

El capitán del equipo, el belga Vincent Kompany, aseguró que el título "es para los aficionados" y que es "genial haber ganado el campeonato y poder celebrarlo con los fans".

El héroe de la jornada, el delantero argentino Sergio ‘Kun' Agüero, autor del tanto que dio la victoria al club "azul" de Manchester en el minuto 94 y, por tanto, su primera Premier en los últimos 44 años, reconoció que "lloró un poco" tras el triunfo.

El exjugador del Atlético de Madrid completó con éxito su primera temporada en Inglaterra, en la que logró el título de liga y en la que finalizó como tercer máximo goleador del torneo con 23 dianas, por detrás del holandés Robin van Persie y del inglés Wayne Rooney.

El portero inglés Joe Hart dijo a los aficionados que en el partido del domingo fue "como uno de ellos", ya que no tuvo "nada que hacer".

"Gocé de un sitio privilegiado en el campo", apuntó el internacional inglés.
"Si soy sincero, no pensaba que fuéramos a conseguir el título. El estadio estaba temblando y yo también. Fue uno de los mejores y más dramáticos días de mi vida", dijo Hart a unos aficionados que no dejaron de animar a sus héroes.

El centrocampista inglés Adam Johnson cree que el tanto de Agüero de ayer y la posterior celebración fue "uno de esos momentos que no olvidas en tu vida".

Después de dirigirse a la afición, los futbolistas, radiantes, se montaron en un autobús de dos pisos para celebrar por las calles de Manchester un título muy ansiado por los aficionados ‘citizens'.