Diciembre 15, 2012

3-1: Manchester United se deshace con autoridad del Sunderland y es líder solitario

Los dirigidos por Alex Ferguson, que viven uno de sus momentos más dulces de la temporada, saltaron al campo sabiendo que el City había ganado 1-3 ante el Newcastle, pero no tardaron en demostrar a sus aficionados que no va a ser fácil alcanzarlos en la punta de la tabla.

La consigna era clara desde el principio: ahogar al rival en el primer tramo del encuentro hasta tener una ventaja suficiente para amarrar el resultado en la segunda parte.

Los ‘diablos rojos' se esforzaron tanto por solventar el partido lo antes posible que al cuarto de hora de juego el balón parecía rodar en una única dirección, la de la portero visitante, el belga Simon Mignolet.

La presión de los locales dio resultado en el minuto 15, cuando el inglés Ashley Young lanzó un centro horizontal desde la banda izquierda hacia el centro del área rival. El tiro de Young era un balón aparentemente fácil para la defensa del Sunderland, pero el irlandés John O'Shea falló en el rechace y regaló el balón a Van Persie, quien estaba en el lugar adecuado.

El holandés, al borde del área pequeña, no dio oportunidad a los visitantes y clavó el balón en la red para sumar el primero del United que no aflojó en su empeño de asaltar el arco de Mignolet.

Tan solo cuatro minutos después, una jugada colectiva al borde del área, de precisión milimétrica, acabó con el balón controlado por el inglés Tom Cleverley, quien encaró al portero belga para marcar el segundo de la tarde.

En el inicio del segundo tiempo el repertorio fue el mismo, con los locales asfixiando a la defensa visitante.

Y fue Rooney quien, con ayuda de su compañero Van Persie, anotó el tercero en un momento en el que parecía que el United comenzaba a relajarse de nuevo. El holandés se aprovechó de un exceso de confianza de dos defensores visitantes para superarlos dentro del área y tocó el balón hacia atrás para que Rooney metiera el pie y anotara el tercero.

El resultado dio tranquilidad al United, tanta que la defensa local estaba dormida cuando, a veinte minutos del final, el inglés Fraizer Campbell remató de cabeza, casi sin oposición, el único gol del Sunderland en su visita a Old Trafford.