Diciembre 26, 2012

Agónico triunfo del Manchester United 4-3 sobre el Newcastle

Alex Ferguson tuvo que recurrir a la ‘vieja guardia' para imponer su jerarquía, ya que el equipo se ve obligado a remar en demasiadas ocasiones contracorriente.

Así le ocurrió ante el Newcastle, quien también pescó primero en Old Trafford. Por quinta vez consecutiva, los aficionados de los diablos rojos vieron a su equipo en apuros.

Las ‘urracas, que no ganan en Old Trafford hace cuarenta años, llegaron al descanso convencidos de sus posibilidades.

A los 9 minutos, James Perch aprovechó un rechace de David de Gea a un disparo de Demba Ba para adelantar al Newcastle y, pese a que Johnny Evans empató pronto (m.25), apenas cuatro minutos después del propio defensa desvió contra su portería ante la presión de Papiss Cissé. Como el senegalés se encontraba en fuera de juego, el árbitro Mike Dean anuló en principio el gol, pero posteriormente lo concedió. La airada queja que le dedicó Alex Ferguson al árbitro marcó el fin del primer tiempo.

Tras el descanso, se mantuvo la tónica. Empató el United por intermedio del francés Patrice Evra, recuperó la iniciativa el Newcastle con un tanto de Cissé (m.68) y, apenas tres minutos después, reaccionó Van Persie y equilibró el marcador.

Pero si algo persiste a lo largo de los años con Ferguson en el United es el carácter competitivo del equipo, el mismo que le sirvió para que Javier Hernández rescatara tres puntos en el 90.