Febrero 23, 2013

Swansea vs. Bradford: uno de los dos hará historia en la Copa de la Liga

Los ‘Swans', un equipo tradicionalmente modesto que ha transitado por gran parte de las categorías inferiores del fútbol inglés, vive un momento dorado esta temporada.

Uno de los principales artífices de ese éxito es Laudrup, que tras cambiar Mallorca por Gales durante el verano de 2012, ha convertido al equipo en una de las revelaciones del fútbol ingles esta campaña.

La otra figura destacada es la del español Miguel Pérez ‘Michu', que dejó el Rayo Vallecano en julio para retar a las estrellas de la Premier League y convertirse en uno de los máximos goleadores del campeonato.

El ovetense, de 26 años, suma 18 tantos con los ‘Swans' esta temporada, 15 de ellos en liga, lo que le convierte en el tercer anotador de la Premier, solo por detrás del holandés del Manchester United Robin Van Persie y el uruguayo del Liverpool Luis Suárez.

Laudrup se rodeó en el vestuario de jugadores que conocía del fútbol español, y junto a ‘Michu' militan sus compatriotas Pablo Hernández, Àngel Rangel y José Manuel ‘Chico' Flores, este último fuera de los planes del técnico danés para la final del domingo por una lesión en el tobillo.

A pesar de que ‘Chico' había expresado esta semana su deseo de disputar el duelo en Wembley, Laudrup afirmó que el gaditano no estará recuperado hasta al menos dentro de dos meses.

Los aficionados de los ‘Swans', que todavía conservan fresco en al memoria el recuerdo de los campos embarrados de las categorías inferiores del fútbol inglés, asistirán el domingo a uno de los estadios con más historia del país, Wembley, dispuestos a firmar una victoria heroica.

El mayor éxito que recuerdan los hinchas del Swansea son las semifinales de la Copa de Inglaterra en 1964, cuando el Preston North les arrebató uno de los puestos en la final, y algunos aún conservan el recuerdo de dolorosas derrotas como la que les infligió el Liverpool en la tercera ronda de la FA Cup en 1990, un 0-8.

Ante ellos, los de Laudrup se verán las caras en el cuidado césped londinense con un club dispuesto a realizar una gesta aún mayor que la del Swansea, el Bradford, un cuarta división que ha dejado en la cuneta al Arsenal y al Aston Villa.

Los ‘Bantams', un club del norte de Inglaterra con 110 años de historia, sueñan no solo con levantar el trofeo el domingo, sino con tener la oportunidad de disputar la Liga Europa la próxima temporada, una gesta que sus aficionados no hubiera creído posible hace apenas unos meses.

Desde 1962, la final de la Copa de la Liga no veía llegar a un club de la última categoría del fútbol inglés: en aquella ocasión, el Rochdale perdió ante el Norwich City.

"Estamos a las puertas de algo grandioso, entrar en Europa. Ya hemos hecho historia llegando hasta aquí, pero sería verdaderamente increíble si pudiéramos levantar la copa", señaló esta semana el técnico del Bradford, Phil Parkinson.

"Podemos jugar a nuestro mejor nivel, y quizás ni siquiera eso será suficiente para ganar, pero mi trabajo y el del resto de mi equipo es intentar de que esta semana los jugadores estén físicamente, mentalmente y tácticamente listos para dar lo mejor de sí mismos", afirmó Parkinson.