Marzo 2, 2013

Las críticas no paran en Chelsea pese a la victoria 1-0 ante West Bromwich

Con 15 puntos ahora de ventaja sobre el City y el título prácticamente ganado, los hombres que dirige Alex Ferguson miran ya hacia el decisivo duelo de este martes con Real Madrid en los octavos de final de la Champions, que se disputará en Old Trafford.

A medio gas, los ‘diablos rojos' apabullaron a los ‘canarios' en su feudo gracias a una gran actuación de Wayne Rooney, que marcó un golazo y dio otros dos al protagonista del encuentro, el japonés Shinji Kagawa, autor de un triplete.

Como en el Bernabéu hace dos semanas, el extremo nipón volvió a ocupar de salida el puesto de Ryan Giggs, quien ausente, incluso, en el banquillo perdió este sábado la oportunidad de sumar su partido 1.000 como profesional.

Kagawa abrió al filo del descanso el marcador para los locales y añadió otros dos a su cuenta en el último cuarto de hora de juego gracias a dos asistencias de Rooney, que cerró el marcador con un potente disparo desde la frontal.

El delantero inglés formó pareja atacante con Robin Van Persie, que regresaba después de un par de semanas de baja y fue sustituido en la segunda parte para darle descanso ante la cita frente a los blancos, donde todo apunta a que será de nuevo titular.

Más tenso fue el partido que Chelsea disputó en Stamford Bridge, en Londres, donde, no obstante, derrotó con cierta comodidad al West Bromwich (1-0) gracias un tanto de Demba Ba y se agarró a la tercera posición de la tabla.

Como ya es habitual la casa ‘blue', la estremecimiento llegó desde las gradas, con los sospechosos habituales increpando desde el primer minuto al técnico Rafa Benítez, que dejó en el banquillo a Fernando Torres y a John Terry.

Todavía estaba muy fresca, además, la turbulenta semana en que Benítez demostró públicamente su frustración por la situación que vive en el banquillo, harto de que no le perdonen su pasado como técnico de Liverpool y de que el club le colgara la etiqueta de "interino", lo que ha minado su autoridad dentro de un vestuario tradicionalmente difícil de manejar.

A pesar de las muchas oportunidades que tuvo Chelsea, solo el sustituto de Torres acertó con el marco rival tras un córner sacado en corto por Oscar, cuyo centro al área fue cabeceado por David Luiz y rebañado por Ba para enviar el balón al fondo de las mallas.

Como Chelsea, también Liverpool escaló una posición, hasta la séptima, tras derrotar a domicilio a Wigan Athletic con un tempranero gol de Stuart Downing, al que siguieron otros tres de Luis Suárez.

Nada pudieron hacer los hombres que dirige el español Roberto Martínez para frenar al delantero uruguayo, que ya supera los 20 goles en la liga en una temporada y se convierte en el tercer jugador de Liverpool que lo consigue, después de Robbie Fowler (25) y Torres (24).

Con 21 dianas, Suárez le lleva dos de ventaja a Van Persie, su inmediato perseguidor en la tabla de artilleros de la Premier.