Abril 24, 2013

Por el mordisco, Luis Suárez será sancionado con 10 fechas

En un comunicado, el máximo organismo del fútbol inglés consideró que la gravedad de la agresión del uruguayo justifica una sanción más dura que los tres partidos que la FA suele imponer a los jugadores acusados de "conducta violenta".

Inclusive, en internet se publicaron una serie de ‘memes' que pretendían burlarse del jugador que ya tenía antecedentes de conductas antideportivas.

Una comisión reguladora independiente de la FA, formada
por tres expertos, hizo pública una sanción que tendrá efecto inmediato, si
bien el jugador cuenta con un plazo de dos días, hasta el próximo viernes, para
presentar alegaciones.

Si la federación
rechazara los argumentos del futbolista, que ayer ya aceptó los cargos que le
imputaba la autoridad deportiva, Suárez no podrá participar en los cuatro
últimos encuentros de la liga inglesa de esta temporada.

En el minuto 74
del encuentro entre Liverpool y Chelsea en Anfield el pasado domingo (2-2),
Suárez mordió en un brazo a Ivanovic en una jugada en el área de los ‘blues’,
una acción que el colegiado del encuentro no observó y que la FA decidió juzgar
de oficio.

"La sanción
de tres partidos era claramente insuficiente, por lo que el jugador deberá
cumplir siete encuentros adicionales al castigo habitual", explicó la FA.

El director
general de Liverpool, Ian Ayre, señaló por su parte que "tanto el club
como el jugador están sorprendidos y decepcionados por la severidad de la
decisión de la comisión".

"Esperamos
a que mañana se publique el escrito de razonamiento de la sanción para hacer
nuevos comentarios", dijo el responsable de los ‘reds’, séptimos en la
Premier con 51 puntos, a diez de los puestos europeos.

Suárez ha estado
en diversas ocasiones en el centro de la polémica en el Reino Unido en los
últimos tiempos, y la temporada pasada ya fue sancionado con ocho partidos de
suspensión por dirigir insultos racistas al futbolista del Manchester United
Patrice Evra.

Hasta el pasado
lunes, el uruguayo era el máximo goleador de la liga inglesa con 23 tantos,
pero fue superado por el holandés del United Robin Van Persie, que marcó un
triplete ante el Aston Villa y suma ahora 24 tantos.

La sanción de
diez encuentros es una de las más duras que se ha impuesto a un jugador de la
liga inglesa en su historia reciente, e iguala a la que sufrió el exfutbolista
inglés del Southampton David Prutton en 2005 por empujar al árbitro Alan Wiley.

En 1998, el
italiano Paolo di Canio, que entonces jugaba en el Sheffield Wednesday y hoy es
entrenador del Sunderland, fue castigado con once partidos por agredir al
árbitro Paul Alcock, mientras que el inglés Joey Barton, del QPR, fue
suspendido doce encuentros por agredir a 'Kun' Agüero y Carlos Tévez, del
Manchester City, en 2012.

Las mayores
sanciones en la Premier las sufrieron el francés Eric Cantona, en 1995, que
estuvo nueve meses alejado de los campos por dar una patada a un aficionado
durante un partido, el exportero australiano Mark Bosnich, por dar positivo de
cocaína en 2003, y el inglés del Manchester United Rio Ferdinand, por no
presentarse a un test antidopaje, también en 2003.
 

Temas relacionados: