Junio 7, 2013

En cuestión de horas se concretaría el traspaso de Iago Aspas al Liverpool

Aspas debutó con el primer equipo celeste el 6 de junio de 2009, en un dramático partido contra el Deportivo Alavés por eludir el descenso a Segunda División B, choque que el conjunto gallego ganó gracias a dos tantos de Aspas en los últimos diez minutos.

Un doblete con el que el canterano acababa de evitar el descenso, y probablemente la desaparición del club. La imagen de Iago Aspas sobre los hombros de sus compañeros es difícil que la olvide el celtismo, sobre todo porque esa estampa se repitió en junio de 2012, con la consecución del ansiado ascenso a Primera División.

Un éxito en el que Aspas tuvo un protagonismo mayúsculo con 23 goles. Y es que la temporada 2011-12 fue la de la eclosión del "Zar" de Moaña, un futbolista distinto que no tardó en convertirse en la nueva bandera del celtismo.

"Marcará una época en el Celta. Si fuese argentino y jugase en River Plate valdría quince millones de euros", llegó a decir de Aspas José Luis "Chuti" Molina, excoordinador de las categorías inferiores del conjunto vigués.

No se equivocó demasiado, pues Liverpool pagará al club que preside Carlos Mouriño cerca de diez millones de euros por el traspaso de su goleador, anticipándose a otros equipos españoles y europeos que también habían preguntado por el atacante.

Los números en su debut en Primera División auguran un futuro prometedor a un futbolista que, como reconoció Vicente del Bosque, estuvo a un paso de debutar este curso con la selección española.

Por segunda temporada consecutiva, el delantero de O Morrazo fue el máximo artillero del Celta con 11 goles. A pesar de sufrir una sanción de cuatro partidos, por su cabezazo al deportivista Carlos Marchena en el derbi contra el Deportivo, Aspas ha disputado 34 encuentros.