Septiembre 20, 2013

"No hay crisis, son solo dos malos resultados": José Mourinho

"Estoy preocupado porque he perdido y no me gusta perder, pero así son las cosas a veces. Para mí no hay crisis, son solo dos malos resultados", señaló en rueda de prensa el portugués antes de enfrentarse este sábado al Fulham en la quinta jornada de la Premier.

"Tendrán que esperar", dijo el portugués a los periodistas: "Si puedes elegir, es mejor empezar mal y acabar bien, y no al revés, aunque estoy de acuerdo con que idealmente lo mejor sería empezar bien, continuar bien y acabar bien".

Ante las dudas que ha expresado la prensa británica sobre el ataque del Chelsea en los últimos días, Mourinho afirmó que no cree que sus delanteros "tengan falta de confianza", al tiempo que subrayó que el atacante belga Romelu Lukaku, cedido al Everton este verano, "no puede regresar en enero".

El técnico luso ha otorgado en los últimos partidos el puesto de delantero centro al camerunés Samuel Eto'o, recién llegado del Anzhi Makhachkala ruso a los 32 años, mientras que ha optado por dejar al francés Demba Ba en el banquillo y al español Fernando Torres en la grada.

"No voy a decir si Fernando jugará. Algunos viajarán y otros no", dijo Mourinho sobre el exatacante del Atlético de Madrid, de 29 años.

"Algunos jugadores dicen 'este es mi sitio, no me toques', y para algunas posiciones necesito más información para ver si son los mejores jugadores", afirmó el preparador luso.

"Yo trabajo del siguiente modo: es el campo el que elige. Lo que los jugadores hicieron en el último partido y el último entrenamiento es lo que me lleva a tomar decisiones", describió Mourinho.

El portugués admitió que el Chelsea no es un equipo que pueda "esperar de tres a cinco años" a obtener resultados, si bien insistió en que su proyecto busca cambiar el modo en el que ha jugado el equipo las últimas dos temporadas, cuando los ‘blues' han ganado la Liga de Campeones (2011-2012) y la Liga Europa (2012-2013).

"No me gusta cómo ha jugado el Chelsea las últimas dos temporadas. Al club tampoco le gusta y queremos cambiarlo. Queremos un estilo diferente", afirmó el portugués.

"Si alguien espera que salga a jugar contra el Fulham con nueve jugadores detrás del balón y espere a que ellos cometan un error para ganar 1-0, entonces no me iría contento a casa", aseveró el exentrenador del Real Madrid.