Enero 15, 2014

Roman Abramovich gastó 180 millones de euros en jugadores del fútbol portugués

La confirmación oficial del fichaje del serbio Nemanja Matic, por el que el club londinense pagó al Benfica 25 millones, engrosa la lista de contrataciones efectuadas en la era Abramovich.

Los colosos Benfica y Porto son los que trajeron los millones del magnate: 82 millones fueron a parar al primero y 95,5 millones al segundo.

El magnate ruso comenzó a adquirir futbolistas y entrenadores procedentes del campeonato portugués desde el 2004, año en el que el Porto se coronó campeón europeo por segunda vez.

Procedentes del club norteño con destino a Londres embarcaron el técnico José Mourinho (6 millones de euros), los defensas portugueses Ricardo Carvalho (30 millones) y Paulo Ferreira (20), mientras que del Benfica llegó el medio Tiago (15), que representa en este momento al Atlético de Madrid.

Cuatro años más tarde, el Chelsea regresó con fuerza al mercado del balompié portugués al contratar al lateral portugués del Porto José Bosingwa (20,5), que ya era titular por delante de Paulo Ferreira en la selección de Portugal.

Abramovich se fijó de nuevo en el Benfica en la temporada 2010/2011, cuando el Chelsea desembolsó 22 millones de euros para comprar el pase del internacional brasileño Ramires en el mercado de verano.

En Enero de esa misma temporada, fue el también brasileño David Luiz el que abandonó el club encarnado con destino a los "Bleus" a cambio de 25 millones de euros.

En el curso 2010/2011, el apetito de Abramovich por el fútbol portugués siguió en alza.

En Junio del 2011, el Chelsea fichó al entonces entrenador del Porto, André Villas-Boas, por 15 millones de euros, cifra récord en el fútbol mundial en el capítulo de técnicos.

Villas-Boas, actualmente sin club después de ser despedido del Tottenham inglés, levantó en la temporada 2010/2011 la Liga Europa, el campeonato, la Copa portuguesa y la Supercopa lusa.

Este mismo curso, el club londinense pagó 4 millones de euros por el extremo ghanés Christian Atsu, perteneciente al Porto.

Atsu, sin embargo, fue inmediatamente cedido al Vitesse holandés, club con relaciones estrechas con los "Blues".

Este miércoles, la lista de compras del magnate ruso aumentó después de la oficialización del fichaje de Matic, por el que los ingleses pagaron 25 millones.

Paradójicamente, el medio serbio ya había pertenecido al Chelsea entre el 2009 y el 2011, año en el que fue vendido al Benfica por 5 millones dentro del traspaso de David Luiz al club inglés.

Dos años y medio más tarde, el club dirigido por Mourinho pagó 25 millones de euros por recuperarlo.

"Estoy muy satisfecho con la vuelta de Nemanja al Chelsea. Él creció como jugador en Portugal y se convirtió en un medio polivalente fantástico", valoró Mourinho en manifestaciones en el canal del club británico divulgadas por medios lusos.

No obstante, el valor pagado representa la mitad de la cláusula del jugador establecida por el Benfica, 50 millones de euros.