Enero 20, 2014

David Moyes se defiende ante la hecatombe de críticas después de caer ante Chelsea

"Tal vez no sea el desempeño que se esperaba", expresó, resistiéndose a emplear esa palabra ante la pregunta de un periodista.

Moyes remplazó esta temporada a Alex Ferguson, quien se retiró. Se sabía que heredaba un equipo que necesitaba refuerzos, sobre todo en el medio campo. Pero nadie esperaba que, promediando el campeonato, estuviese a séptimo, a 14 puntos del líder Arsenal y a seis del cuarto puesto, el último que clasifica a la lucrativa Liga de Campeones.

Las acciones de Manchester United se cotizaban a 15,20 dólares el viernes, mientras que estaban a 19,34 cuando Ferguson le dio su 20mo título el año pasado.

Si no levanta su rendimiento, el valor del club podrá seguir decreciendo, complicando sus posibilidades de reducir un déficit de 593 millones de dólares.

El club continúa generando buenos ingresos y se contempla que esta temporada entrarán 690 millones de dólares. Para ello, sin embargo, tendría que terminar entre los tres primeros de la Premier y llegar por lo menos a los cuartos de final de la Champions League.

Manchester United ya quedó afuera de la Copa de la Asociación de Fútbol, en la tercera ronda. Está en las semifinales de la menos prestigiosa Copa de la Liga, pero perdió 2-1 el duelo de ida ante Sunderland.

Gane quien gane esa serie, no obstante, no parece a la altura de Manchester City, que tiene asegurado casi el pase a la final tras golear 6-0 a West Ham en la otra semifinal.

La Copa de la Liga, en todo caso, no sería una fuente de ingresos relevante.

El dinero está en la Liga de Campeones, donde el club se alzó con 50 millones de dólares el año pasado por llegar a los octavos de final.

Para asegurarse su presencia en ese torneo, debe salir campeón este año o figurar en alguna de las cuatro primeras plazas de la Premier.

Manchester United se medirá con el Olympiakos griego en octavos de final, un rival que podría ser accesible. Pero sus perspectivas se reducirán cuando tenga que enfrentar a los grandes, como Bayern Múnich, Real Madrid, Barcelona, Paris Saint Germain o el mismo Manchester City.

Siendo realistas, debe apuntar todas sus armas a la Premier, a terminar entre los cuatro primeros.

El 3-1 ante Chelsea fue tal vez un poco mentiroso. Chelsea no tuvo tantas ocasiones de anotar y Manchester United desaprovechó a su vez varias situaciones propicias.

"Toda la temporada ha sido así", se lamentó el capitán ‘rojo' Nemanja Vidic, expulsado en tiempo de descuento. "Son las pequeñas cosas, pequeños detalles que marcan la diferencia y deciden partidos".

La continuidad de Moyes, en todo caso, no parece peligrar por ahora. Luego de tener en el timón a Ferguson por 26 años, el club no luce dispuesto a tomar medidas drásticas a la primera de cambio. Moyes, por otro lado, tiene contrato hasta el 2019 y deshacerse de él no saldría barato.