Septiembre 27, 2014

Liverpool empató 1-1 con Everton en el clásico

Steven Gerrard parecía haber sentenciado el encuentro con un disparo directo de falta en el minuto 20 del segundo tiempo, pero los de Martínez lucharon hasta el último suspiro para equilibrar el duelo.

El Liverpool, que había perdido los dos últimos partidos de la liga inglesa (3-1 ante el West Ham y 0-1 frente al Aston Villa), se queda con siete puntos tras seis partidos, mientras que el Everton suma seis puntos.

El duelo en Anfield se mantuvo equilibrado en un primer tiempo en el que los locales llegaban más a la portería rival pero encontraban dificultades, como les ha ocurrido en los últimos partidos, para definir las jugadas en los últimos metros.

Los de Martínez probaron al guardameta del Liverpool, Simon Mignolet, en diversas ocasiones durante la primera parte, pero el belga se mostró seguro bajo los palos y propició que se llegara al descanso con el empate a cero inicial en el marcador.

En el minuto 65, Gerrard adelantó por fin a los de Brendan Rodgers con una falta directa lanzada desde las inmediaciones del área de Tim Howard.

El portero estadounidense del Everton llegó a tocar con la mano el balón envenenado de Gerrard, pero no pudo evitar que se colara por su escuadra izquierda un disparo sin demasiada potencia pero con un pronunciado efecto que lo convirtió en imparable.

El equipo entero se contagió de la energía con la que las gradas de Anfield recibieron la ventaja en el marcador, y Mario Balotelli estuvo a punto de marcar el 2-0 apenas un minuto después.

El joven inglés Raheem Sterling, de 19 años, desbordó con autoridad a los defensas del Everton por la izquierda y le dejó en bandeja al italiano un balón en el centro del área pequeña.

Balotelli conectó el pase con el empeine de su pie zurdo pero estrelló el balón contra el larguero de la meta de Howard.

Con desventaja en el marcador, el Everton de Martínez se vio obligado a jugarse todas sus opciones al ataque y apostó por el camerunés Samuel Eto'o en los últimos diez minutos del partido.

El delantero, de 33 años, inquietó a la defensa ‘red' en diversas ocasiones mientras estuvo en el campo, pero fue finalmente Jagielka quien firmó el zarpazo de los de Martínez con el minuto 90 cumplido.

El inglés aprovechó un balón perdido en el exterior del área, tras dos errores consecutivos en el despeje del Liverpool, para lanzar un potente tiro que sorprendió a Mignolet y acabó en la red para sellar el definitivo 1-1.

Temas relacionados: